Israel: Desarrollo de recursos hídricos limitados; Aspectos históricos y tecnológicos


El río Jordan, sino es el principal río del país.-


Trasfondo Histórico
“… el páramo será un estanque, lo resecó un manantial….” (Isaías 35:7)
La escasez de agua ha sido siempre el factor dominante en la agricultura de la mayor parte del árido Medio Oriente, y su población ha debido basarse en las pocas y erráticas lluvias de temporada o en los ríos para su abastecimiento de agua. En Egipto, por ejemplo, el Nilo es la única fuente de agua estable en lo que de otro modo sería un paisaje desértico. En los tiempos antiguos la agricultura se limitaba a estrechas franjas de tierra a ambas riberas del río. Incluso hoy, la agricultura en Egipto se concentra principalmente a lo largo de las márgenes del Nilo.
El clima del Israel actual está fuertemente afectado por la proximidad del desierto al sur y al este. La mayor parte del territorio del país se clasifica como árido (60%) o semiárido. La precipitación pluvial se limita al invierno y se produce principalmente entre noviembre y marzo. La precipitación anual promedio oscila entre los 400 y 800 mm. en las partes norte y oeste del país, y disminuye notoriamente hacia el sur y el este. Una temporada seca, en la que prácticamente no hay lluvias, se extiende desde comienzos de abril hasta finales de octubre.
Hasta comienzos del siglo XX, la agricultura en el país se basaba prácticamente en su totalidad en la lluvia y por lo tanto se limitaba al norte del país y a la zona costera. En algunas localidades en el norte, donde había manantiales, los campos eran irrigados. El agua era conducida por la fuerza de gravedad desde su fuente a los campos por sucios canales abiertos. Cada granjero supuestamente debía recibir su porción de agua por varias horas una vez cada tantos días o semanas. No obstante, debido a la seria pérdida de agua a lo largo de la ruta de transporte resultado de su rápida filtración en el suelo el agua era distribuida en forma desigual y los campesinos más alejados del manantial recibían poca agua. A lo largo de la costa, las aguas subterráneas eran extraídas de pozos con la ayuda de norias empujadas por un burro o un buey. El agua se juntaba en un estanque y de ahí se derivaba por la fuerza de gravedad a las plantaciones cercanas (principalmente naranjales). Esos pozos eran excavados a mano y su rendimiento era bajo.
La noción de que la agricultura requiere de un abastecimiento de agua seguro empezó a ser comprendida a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Este revolucionario cambio en la actitud fue introducido en el área principalmente por los asentados judíos, que estaban dispuestos a adoptar tecnologías y metodologías avanzadas. Dichas tecnologías fueron introducidas por inmigrantes con un adiestramiento especializado y capacitación profesional entre ellos personas experimentadas en avanzados métodos de perforación a través de duras capas y en el bombeo de grandes cantidades de agua de pozos profundos.
El papel de la irrigacion en una agricultura avanzada
El uso de la irrigación en la agricultura tradicional se ve obstaculizado por varias limitaciones:
  • Las fuentes de agua, especialmente bajo condiciones áridas y semiáridas, suelen ser muy limitadas y de no fácil disposición.
  • El agua es transportada a los campos en canales por medio de la gravitación, lo que significa que el terreno debe estar a nivel. Terrenos escarpados y laderas, por lo tanto, no pueden ser irrigados por este método.
  • La práctica tradicional de construir canales abiertos trae como resultado una gran pérdida de agua debido a su filtración en el suelo y mientras más largos los canales, mayores las pérdidas.
  • El abastecimiento de agua disminuye a lo largo de la línea de distribución, lo que lleva a una repartición dispareja de los limitados recursos.
  • Otra desventaja de la irrigación tradicional es que el abastecimiento del agua es inevitablemente irregular, lo que tiene como resultado la imposibilidad de responder a las necesidades de los cultivos y por lo tanto el rendimiento es pobre. 

En vista de las circunstancias que prevalecían a comienzos del siglo XX en esta zona, especialmente el predominio de una agricultura seca que se basaba casi exclusivamente en las lluvias de estación, la introducción de nuevos conceptos implicó no meramente cambios técnicos sino también una profunda modificación de la estrategia y la escala del progreso en la agricultura.
Dos elementos básicos fueron responsables del paso en la agricultura de un uso tradicional de agua a uno moderno: el factor humano y la introducción y utilización de tecnologías recién conocidas.
Después del establecimiento del Mandato Británico, al término de la Primera Guerra Mundial, muchos inmigrantes judíos vinieron a Palestina, principalmente de Europa. Esta ola de inmigración fue única. Muchos de los inmigrantes estaban altamente motivados y ansiosos por establecer nuevos asentamientos agrícolas. Estaban dispuestos a examinar y aplicar nuevas tecnologías agrícolas, comprendían el valor de un conocimiento moderno basado en estudios científicos, y estaban ansiosos de adoptar los consejos de científicos y profesionales. Pero quizás el factor clave de su éxito fue su capacidad de unión y de establecer organizaciones con el propósito de recaudar fondos, formular políticas estratégicas y delinear planes para el desarrollo físico. Todos estos esfuerzos culminaron en las décadas del 20 y del 30 del siglo XX, con el establecimiento de un gran número de asentamientos agrícolas.
Como parte del movimiento para este establecimiento, fueron reclutados geólogos para la búsqueda de aguas subterráneas, a cuya cabeza estaba el profesor L. Picard, que llegó al país desde Alemania en 1924. Modernos equipos de perforación capaces de taladrar a grandes profundidades, a través de las duras capas de roca, nuevas y eficientes máquinas de bombeo y materiales recientemente introducidos, como tuberías de cemento y de metal, se unieron para ayudar al desarrollo de sistemas de abastecimiento de agua. Sin embargo, además de lo explicado más arriba sobre los esfuerzos técnicos, el desafío estaba en cambiar radicalmente el concepto de lo que debía ser un abastecimiento de agua adecuado.
Como se mencionó anteriormente, la precipitación pluvial en Israel se limita a la estacion invernal y disminuye de norte a sur y de oeste a este. Más aún, la precipitación total anual fluctúa considerablemente, siendo frecuentes los años secos. Planificar y construir un sistema de abastecimiento de agua confiable debe tomar en cuenta dichas limitaciones, es decir, debe asegurar una nivelación entre las estaciones (invierno y verano), las regiones (norte y sur) y los años (con precipitación adecuada e inadecuada).
Así, en las primeras etapas, los asentamientos se unieron sobre una base local, invirtieron dinero en la búsqueda de aguas subterráneas y en lograr un abastecimiento de agua más o menos permanente.
Posteriormente, se adoptó una concepción más amplia del problema del abastecimiento de agua. El primer esfuerzo concertado para la construcción de un proyecto en gran escala data de 1935; los líderes de dicho proyecto fueron Levy Eshkol, quien fuera más tarde Primer Ministro de Israel, y Simja Blass, un ingeniero que posteriormente se destacó en el diseño y desarrollo de todos los proyectos hídricos importantes del país. El proyecto fue diseñado y llevado a cabo entre 1935 y 1938 por Mekorot, la recién fundada compañía pública de aguas. El agua provenía de tres pozos perforados en el extremo occidental del valle de Jezreel. Las principales características del proyecto fueron:
Traslado del agua por medio de cañerías de metal a alta presión, permitiendo un abastecimiento ininterrumpido hasta lugares distantes. La alta presión hacía posible irrigar los campos con aspersores, en lugar del tradicional riego por inundación.

Incorporación de dos tanques de concreto y dos depósitos abiertos, claves para un constante abastecimiento de agua. El agua era bombeada a los depósitos de noche, cuando el costo de la electricidad era relativamente bajo; después, el agua era abastecida al sistema de irrigación sin interrupción.

El tema de la disposición de recursos hídricos y el potencial para un desarrollo adicional de sistemas avanzados para un abastecimiento adecuado no era meramente una cuestión académica o técnica. Tenía también implicaciones políticas. Efectivamente, los derechos nacionales sobre la tierra son la médula del conflicto entre las comunidades judía y árabe. La política del gobierno británico era fijar restricciones a la adquisición de tierras por parte de los judíos, al establecimiento de nuevos asentamientos y a la inmigración a Palestina, basándose en el argumento de que las condiciones físicas prohibían un mayor crecimiento de la población existente. Una de las medidas adoptadas por los líderes de la comunidad judía para contrarrestar la política británica fue demostrar que, con un desarrollo adecuado, el país podía sostener a una población mucho mayor. Por eso, se invirtió un considerable esfuerzo en la concepción y diseño de proyectos hídricos.
Proyectos de abastecimiento de agua
A fines de la década del 30 las figuras líderes en el área aceptaron que los siguientes principios deberían guiar los futuros proyectos hídricos:
Planificación
Todo sistema desarrollado para proveer de agua debe tomar en cuenta las áreas en las que hay agua y en las que el agua escasea, así como entre la estación lluviosa y la seca. Por lo tanto, el agua de ríos, inundaciones y manantiales debe ser recolectada en depósitos, acuíferos subterráneos y tanques para su eventual traslado en tuberías de abastecimiento de acuerdo con las necesidades. Además, el excedente de agua de los años lluviosos debe ser recolectado para su uso en los años secos.

El agua debe ser trasladada en cañerías bajo presión. Si bien requiere una inversión financiera sustancial, este enfoque sortea las limitaciones topográficas y minimiza las pérdidas de agua, promoviendo así un ahorro de agua a largo plazo. Asimismo, garantiza una distribución equilibrada y justa hasta los últimos usuarios.

La planificación debe ser comprehensiva. Es decir, los proyectos hídricos deben llevar el agua a todo lugar en el país para responder así a las necesidades de la creciente población y de un gran desarrollo agrícola, especialmente en el Néguev, la región sur del país (la escasez de lluvias caracteriza a la región del Néguev como zona árida).

Red del acueducto nacional.-
        
Desde 1939 en adelante, fueron preparados varios planes para el transporte de agua hacia el Néguev, principalmente por Simja Blass. Un estudio comprehensivo titulado “Recursos Hídricos en la Tierra de Israel: Perspectivas de Irrigación y Desarrollo Hidroeléctrico” fue preparado por la Compañía de Agua Mekorot en 1944, y aproximadamente al mismo tiempo, expertos de EE.UU. en agua y conservación de la tierra llevaron a cabo estudios y presentaron esquemas de proyectos hídricos. W. K. Lowdermilk, un renombrado experto estadounidense en conservación de suelos e hidrología, publicó, también en 1944, un libro (“Palestina Tierra de Promisión”) sobre las posibilidades de desarrollar proyectos hídricos en Palestina. 

En el mismo año, J. B. Hays, un experto estadounidense en represas y conservación de agua, visitó el país para examinar las posibilidades de planificar un proyecto hídrico. Su libro, “Autoridad del Valle de Tennessee del Jordán”, fue publicado un par de años más tarde. Hays continuó sus estudios después del establecimiento del Estado de Israel (1948) y presentó varias versiones de un plan maestro para el desarrollo de energía hidroeléctrica y de la irrigación. Posteriormente se le unió su colega, J. S. Cotton, quien presentó un plan maestro en 1955, que fue eventualmente adoptado por el gobierno y sirvió como anteproyecto para el Acueducto Nacional.
Construcción
La aridez del desierto del Néguev.-
Como parte de un movimiento destinado al asentamiento del Néguev, la región árida sur del país, en 1943 se establecieron allí tres asentamientos experimentales. El objetivo principal era estudiar las condiciones del suelo, la disposición del agua (incluyendo datos sobre la precipitación anual) y el tipo de cultivos que podrían ser obtenidos en las condiciones existentes. Once asentamientos adicionales se establecieron en el Néguev en 1946 y otros cinco en 1947, equipados y financiados como antes por las instituciones nacionales judías.
Desde el comienzo mismo quedó en claro que en el Néguev el principal factor limitante para la agricultura era la escasez del agua. El reconocimiento de que una agricultura moderna y exitosa dependía del riego, lo que a su vez exigía un abastecimiento seguro del agua, llevó al inicio de una serie de estudios. 

Estos incluyeron investigaciones meteorológicas, geológicas e hidrológicas. Se intentó perforar pozos y bombear las aguas subterráneas cerca de los asentamientos; no obstante, las cantidades obtenidas fueron bastante pobres y la salobridad del agua era por lo general demasiado alta para el uso agrícola. 

Los intentos de construcción de represas y depósitos para juntar el agua de las crecidas de estación fallaron debido a las grandes fluctuaciones de un año a otro en la cantidad e intensidad de las crecidas y por dificultades técnicas. Eventualmente se llegó a la conclusión de que el único modo de garantizar un abastecimiento de agua seguro y suficiente para la agricultura en el Néguev era transportar el agua desde las fuentes del norte por medio de tuberías.

Tramo del acueducto nacional que transporta el agua a lo largo del país.-
        
El primer “Acueducto del Néguev”, que comenzó a operar en 1947, aseguró una cantidad de agua confiable, si bien limitada, a la mayoría de los asentamientos del Néguev (aunque algunos de ellos aún debían basarse en pozos locales). 

Esta modesta tubería transportaba agua de pozos en el noroeste del Néguev, una zona relativamente rica en aguas subterráneas. La primera etapa, instalada y en funcionamiento en 1947, consistía de 190 km. de tubos de 6 pulgadas de diámetro que abastecían un millón de metros cúbicos al año. 

Posteriormente esta tubería fue cambiada por tubos de 20 pulgadas de diámetro que proveían 30 millones de metros cúbicos al año. La importancia de esta tubería pionera fue que el concepto de transportar agua del norte lejano para regar la árida sección sur del país quedó firmemente establecido.
Esta empresa pionera fue seguida por dos proyectos en gran escala para el abastecimiento de agua al Néguev. El primero fue el “Acueducto Yarkón Néguev”, construido poco después del establecimiento del Estado de Israel. Esta tubería de 66 pulgadas de diámetro transportaba anualmente 100 millones de metros cúbicos de agua del río Yarkón al Néguev a lo largo de una distancia de 130 km.
        
Aunque éste fue un proyecto ambicioso en términos de los recursos disponibles en esa época, muy pronto quedó en claro que se requería un sistema más grande y comprehensivo, que culminó en un segundo proyecto en gran escala, el ambicioso Acueducto Nacional. 

La principal función del Acueducto Nacional es transportar el agua a la región sur del país desde el Mar de Galilea (en hebreo, Yam Kinéret, Lago Kinéret) en el norte. Originalmente, se debía extraer el agua del Jordán antes de su entrada al Mar de Galilea. 

Las primeras etapas del trabajo en el terreno comenzaron en 1953. Sin embargo, en vista de la oposición siria y de una resolución de las Naciones Unidas, Israel se vio obligado a suspender los trabajos y modificar el plan original. Los planes finalmente fueron aprobados en 1956 y el Acueducto Nacional se completó y comenzó a funcionar en 1964. 

El acueducto es una combinación de tuberías subterráneas, canales abiertos, depósitos intermedios y túneles que proveen alrededor de 400 millones de metros cúbicos de agua al año del Mar de Galilea, que se encuentra a unos 200 metros bajo el nivel del mar. El agua es bombeada hasta una elevación de alrededor de 152 m. sobre el nivel del mar y fluye por gravedad a la región costera, desde donde es bombeada al Néguev.
Además del Mar de Galilea, dos grandes acuíferos, el Acuífero de la Montaña y el Acuífero Costero, contribuyen anualmente al acueducto con unos 350 millones de metros cúbicos y 250 millones de metros cúbicos respectivamente.
El Acueducto Nacional funciona no solamente como el principal abastecedor de agua, sino también como desagüe para los excedentes de agua del norte en invierno y a comienzos de primavera, y como fuente para el recambio de los acuíferos subterráneos en la región costera. La mayor parte de los sistemas hídricos regionales están incorporados al Acueducto Nacional para formar una red equilibrada en la que el agua pueda ser transportada de una línea a otra de acuerdo con las condiciones y necesidades del momento.
Abastecimiento, demanda y administración de recursos hidricos limitados
Los recursos de agua dulce de Israel, que alcanzan un promedio de 2.000 millones de metros cúbicos al año, están siendo explotados en la actualidad hasta casi el límite. Sin embargo, la población del país crece constantemente, al igual que la demanda de agua. Deben ser adoptadas medidas urgentes para el abastecimiento de cantidades adicionales de agua. Una importante fuente potencial son las aguas marginales, una categoría que comprende efluentes, agua salobre y agua de mar. El tratamiento adecuado purificación en el caso de las aguas servidas y desalación en el de aguas salobres o agua de mar puede proveer de la muy necesitada agua.
        
Aguas servidas
Planta de purificación de aguas servidas cerca de Carmiel en la Baja Galilea

Cantidades cada vez mayores de aguas servidas han encontrado su camino hacia el medio ambiente, haciendo peligrar los acuíferos subterráneos y otras fuentes de agua dulce. La apremiante necesidad de encontrar fuentes alternativas para el abastecimiento de agua, junto con la crítica condición del ambiente, llevaron al Comisionado de Aguas a establecer la planta Shafdán, operada por Mekorot, un proyecto en gran escala para el procesamiento de las aguas servidas y la producción de agua purificada. Este procedimiento tiene como resultados dos beneficios: a) Un acuífero en las cercanías sirve como depósito subterráneo para el agua transferida, impidiendo su pérdida por evaporación. El agua es bombeada cuando se la necesita, por lo general en verano. b) La filtración del agua a través de las capas del suelo proporciona una fase adicional de purificación.
Alrededor de 110 millones de metros cúbicos de esta agua purificada se transportan anualmente por medio de una tubería separada llamada el “Tercer Acueducto del Néguev” al Néguev Occidental para riego. Debido al alto grado de pureza del agua tratada, puede ser empleada para todo tipo de cultivos sin riesgos para la salud.
Plantas adicionales para el procesamiento de las aguas servidas están en construcción o en planificación. Se prevé que la mayor parte de la asignación de agua para la agricultura provenga eventualmente de efluentes purificados, de modo que el agua dulce de calidad pueda ser derivada de los usos agrícolas a los domésticos.
Plantas en menor escala en el Néguev proporcionan aguas tratadas para el riego de los campos ubicados a una distancia no muy grande de la fuente del efluente. El tratamiento es mínimo y el uso de esta agua se restringe a cultivos como el algodón. Estos pequeños proyectos han demostrado ser muy efectivos.
        
Agua salobre y agua de mar
Hay dos categorías de agua disponible para la desalación, agua salobre y agua de mar. La desalación del agua de mar es costosa debido a las altas concentraciones de sales. Por lo tanto, los esfuerzos para el desarrollo de un proceso más barato se centran actualmente en el agua salobre. A largo plazo, sin embargo, el agua de mar también deberá ser usada como fuente de agua potable.
Varios métodos de desalación de agua salobre han sido estudiados en Israel desde comienzos de los años sesenta. Entre ellos, la osmosis reversiva ha resultado ser eficiente y relativamente barata; hoy en día cuesta aproximadamente un 25% más producir agua potable por osmosis reversiva que por purificación de aguas servidas.
El principal proyecto de desalación se encuentra cerca de Eilat, una ciudad ubicada en la costa del Mar Rojo, en el extremo sur de Israel la región más seca del país, con una cantidad de precipitación inapreciable. 

La población de Eilat es aproximadamente 40.000 habitantes, más un influjo anual de unos 500.000 turistas. Hasta 1997, toda el agua potable de Eilat se obtenía de la desalación de aguas salobres subterráneas. El agua desalada se produce por medio de osmosis reversiva en dos plantas con una producción conjunta de alrededor de 36.000 metros cúbicos al día (unos 13 millones de metros cúbicos al año). Como resultado de la constantemente creciente demanda de un abastecimiento confiable de agua potable, se agregó una tercera unidad para la desalación de agua de mar (el agua se bombea del Mar Rojo). En la actualidad, la producción de esta unidad es de alrededor de 3,5 millones de metros cúbicos al año.
La desalación de agua salobre es preferible a la desalación del agua de mar, dado que la energía necesaria para producir agua potable de agua salobre es 0,8 a 1,0 kWh por metro cúbico, y se recupera el 73% del agua, mientras que para desalar agua de mar se requiere alrededor de 3,85 kWh por metro cúbico, y se recupera solamente el 50% del agua. No obstante, el agua salobre subterránea está esparcida en áreas relativamente grandes y su existencia en la vecindad de Eilat es limitada. El abastecimiento de agua de mar, por otra parte, es infinito. Por lo tanto, la producción futura de agua potable deberá basarse principalmente en el agua de mar.
Además de asegurar una fuente adicional de agua potable, el desarrollo de un método eficiente de desalación ayudará a revertir la actual y peligrosa tendencia hacia la salobridad de los acuíferos de agua dulce.
En forma limitada, el agua salobre no tratada está siendo puesta en uso para la irrigación de ciertos cultivos. Se han llevado a cabo muchos estudios para investigar si el agua salobre puede ser empleada para la irrigación de cultivos. Se descubrió que algunos de ellos, como el algodón, el tomate y el melón toleran el agua salobre (hasta 7-8 dS/m de conductividad eléctrica, equivalente a una salinidad de 0,41 0,47% NaCl). Sin embargo, para minimizar la acumulación de sales alrededor de las raíces de las plantas y para facilitar la eliminación de las sales que se acumulan, es esencial: a) usar sistemas de riego por goteo y b) cultivar las plantas en suelo medio o liviano (suelo arenoso o arcilloso). En el caso de estos cultivos tolerantes, el uso de agua salobre puede lograr un ahorro de agua dulce.
Avanzados métodos de regadio
En Israel, el sector agrícola es el principal consumidor de agua. Por eso, con el fin de reducir el consumo total de agua, la cantidad de agua asignada a la agricultura ha sido sujeta a una serie de restricciones, especialmente desde comienzos de la década del 90. De un consumo total de 2.008 millones de metros cúbicos en 1997, 1.264 millones de m3 (63%) se empleaban en la agricultura, en comparación a la situación en 1985, cuando el consumo de agua para la agricultura era 1.389 millones de m3 de un total de 1.920 millones de m3 (72%). No cabe duda de que el uso eficiente de agua para la irrigación es de suprema prioridad.
Una de las más importantes innovaciones agrotecnológicas de los tiempos modernos es probablemente el invento israelí del riego por goteo de Simja Blass y su hijo (el padre concibió la idea, el hijo desarrolló el gotero).

El riego por goteo.-       
El riego por goteo tiene muchas ventajas por sobre otros métodos de irrigación:
El agua es vertida en forma uniforme de cada gotero al tubo lateral. Esto es así incluso en terrenos moderadamente escarpados. Más aún, el desarrollo de goteros compensados permite el riego uniforme de laderas abruptas hasta largas distancias.

A través de los goteros, se puede suministrar fertilizantes a la planta junto con el agua.

El agua y los fertilizantes son suministrados directamente al sistema de raíces de la planta, en vez de a todo el campo, economizando así tanto agua como fertilizantes.

La cantidad de agua proporcionada puede llegar a su nivel óptimo de acuerdo a los diferentes tipos de suelo, evitando la filtración del agua más allá de la zona de las raíces. Más aún, los suelos arenosos, que no pueden ser irrigados por zanjas o por inundación, pueden ser regados eficientemente con goteros.

Se minimiza la aparición de malezas.

El suelo seco entre las hileras plantadas permite a los trabajadores y la maquinaria un cómodo acceso durante la temporada.

Se posibilita la explotación de aguas de baja calidad (aguas salobres o efluentes) porque:
El riego por goteo, a diferencia del riego por aspersores, permite utilizar agua salobre ya que se elimina el contacto directo entre el agua y las hojas, evitando así las quemaduras.

El riego por goteo hace que las sales sean lavadas constantemente de las raíces, impidiendo su acumulación en la proximidad inmediata a ellas. Esto es importante cuando se riegan suelos salinos o se riega con agua salobre.

El riego por goteo permite el uso de aguas servidas porque el agua es suministrada directamente al suelo, minimizando los riesgos de salud.

Se puede instalar goteros con un suministro dado de agua (varios litros por hora) a cualquier distancia adaptándose a las necesidades de cada cultivo.

El riego por goteo es el método más eficiente, en lo que se refiere al ahorro del agua.

Dado que los goteros suministran el agua directamente al lugar adyacente a las raíces de la planta, que absorben el agua inmediatamente, la evaporación es mínima. Esta característica es especialmente importante bajo las condiciones que prevalecen en las zonas áridas. En la irrigación por aspersores o por métodos en la superficie, la evaporación se ve aumentada por el viento, mientras en el riego por goteo la influencia del viento es mínima.

El equipo de riego por goteo de buena calidad puede durar quince a veinte años si es tratado en la forma apropiada.

El uso eficiente del agua se define como la relación entre la cantidad de agua aprovechada por la planta y la cantidad total de agua suministrada. Estudios indican que el riego por goteo tiene un uso eficiente del agua de alrededor del 95%, frente al 45% en la irrigación a flor de tierra y el 75% en la irrigación por aspersores. Para resumir, entonces, se puede concluir que el riego por goteo tiene muchas ventajas sobre los otros métodos y es superior a la irrigación a flor de tierra o por aspersores en lo que respecta al ahorro de agua, especialmente bajo condiciones de un abastecimiento de agua limitado.
La Situación Actual
En los últimos años, el abastecimiento de agua en Israel ha alcanzado una etapa de equilibrio críticamente frágil entre el suministro y la demanda como resultado de varios factores:
Una secuencia de años secos, que provocaron un relleno inadecuado de las reservas de agua (tanto los acuíferos en la superficie como los subterráneos) en combinación con un excesivo bombeo de las ya escasas reservas de agua.

Rápido aumento de la población debido a la inmigración (de 4.8 millones en 1990 a 6,3 millones en 2000 31% de aumento en 10 años), que llevó a un mayor consumo de agua para el uso doméstico.

Vacilación de los líderes políticos en la asignación de los recursos financieros apropiados para los muy necesarios proyectos en gran escala de purificación de aguas servidas urbanas y construcción de plantas de desalación de agua de mar.

Conclusiones
Esta reseña describe cómo las limitaciones de escasos recursos hídricos y un ambiente árido y semiárido pueden ser superados por un liderazgo capaz de definir las necesidades futuras e identificar e implementar las soluciones apropiadas. 

Las tecnologías avanzadas han demostrado ser indispensables en este proceso. No obstante, en los últimos años, la constantemente creciente demanda de agua, principalmente para uso doméstico, ha creado una situación crónica en la que toda el agua disponible de fuentes naturales es utilizada. 

La única solución para garantizar un abastecimiento de agua tanto para el uso doméstico como para el uso agrícola requiere la adopción de varias medidas junto a la implementación de regulaciones para ahorrar agua y la construcción inmediata de grandes plantas de desalación del agua de mar y el tratamiento de efluentes urbanos. IMFA

Marcelo M.

About Marcelo M.

Este blog tiene por objeto informarte sobre los temas de la ciencia, el medioambiente y los animales. La participación de los lectores como tú dejando sus comentarios en los artículos, nos permitirá aprender a todos, por eso, no dudas y deja tu punto de vista. Me llamo Marcelo M. y quiero ayudar a preservar el medioambiente. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *