La disponibilidad de Agua, Alimentos y Energía en Latinoamérica

La disponibilidad de Agua, alimentos y energía en Latinoamérica.

 

Con el fin de garantizar a nuestra propia subsistencia, la sociedad actual exige cada vez más el consumo y demanda de los recursos naturales.

   

Demanda-de-recursos-global

Consumimos más que lo que el planeta nos da. ¿Esto es sostenible? Fuente: BID

Hoy consumimos 1,4 planetas pero ni así nos motiva a reducir el consumo desenfrenado y muchas veces innecesario de recursos naturales.

Lee el artículo: “Estamos en bancarrota ecológica y no tenemos a dónde migrar“.

Daría a pensar que acabamos con los recursos y nos vamos a otro planeta o traeremos recursos de otro planeta.

¡Malas noticias, faltan tantos años para plasmar esa realidad!

Y aunque suene a frase desgastada, bastaría un “mísero” porcentaje que se dilapida en guerras y demás sinsentidos para dar viabilidad a la transferencia de tecnología y la optimización de recursos, aumentar la producción de alimentos y un largo etcétera de cosas beneficiosas.

Por eso, esta ocasión es la mas adecuada para que aprendas de este mega-artículo sobre:

La disponibilidad de Agua, Alimentos y Energía en Latinoamérica.

Conoce al trinomio más importante 

 

El agua, los alimentos y la energía constituyen la base metabólica de los sistemas político-sociales que han regido al hombre desde su mismo origen.

Pues son los factores vitales del mantenimiento de la calidad de vida de cada uno de los habitantes en las naciones y países tanto emergentes como desarrollados.

Su estudio es muy importante porque permitirá a todos los países combatir de una vez por todas al indetenible Cambio climático”.

¿Quieres entender cuán importante es su estudio para poder mejorar nuestra calidad de vida?

Eso te lo explicaré mientras leemos este interesante artículo.

  • Articulo escrito por Marcelo Moscoso Pantoja, consultor ambiental, en Twitter @naturaambiental.

La relación Agua, Alimentos y Energía de cada día

 

Todos los días, necesitas de estos elementos, para realizar tus quehaceres diarios, así como tu alimentación y la electricidad sin las cuales tu vida no sería “posible”.

Dentro de todo esos procesos nos encontramos involucrados todos indiferentemente querámoslo o no.

Y es a partir de este perfil, en cómo nos conectamos a los procesos que causamos los Gases de Efecto Invernadero (GEI) agravando el cambio climático, diariamente.

A través del presente artículo, mi intención, es hacerte comprender el papel que jugamos en todo ello.

Tarea de todos es la preservación ambiental

 

No necesitas ser un científico experto para entender cuán importante es nuestro cambio de actitud para con la contaminación ambiental.

Prueba de eso es que tus apreciaciones para con el clima y la calidad del aire que respiras ahora es distinta a la de años atrás.

En mi caso, te digo que ahora vivo en una ciudad con menos árboles, muchísima mas población, ríos que ya casi no tienen agua y muchísima menos lluvias.

Gracias a mis congéneres que por prioridad tienen malversar los pocos quintos que existen,

Ademas, como el tema ambiental no da “su rédito”, “mordida”, “coima” o no son políticamente populares si comparas con montar un show donde haya pan y circo, nos jodemos todos.

Tenemos toda la vida engañándonos a nosotros mismos, pensando que nuestra huella ecológica sobre la contaminación es muy reducida.

Falso, es grande, por más no consumamos frenéticamente como los estadounidenses, sobre pasamos el consumo de recursos de 1 planeta. 

Mientras que al mismo tiempo, esa creencia errónea es compartida por cientos y cientos de individuos.

Te aconsejo leer: “Reduce La Huella Ecológica y da esperanzas al planeta”.

De manera que te invito a reflexionar que a la hora de tratar una sociedad contaminante estamos hablando de todos nosotros.

Quizá términos como el “Trinomio Agua, Alimentos y Energía”, (AAE) no te parezcan familiares, pero esta es la mejor opción de aprender.

Vale la pena hacerlo… 

La tríada y el desarrollo sustentable

 

Hasta este momento, la exigencia de una igualdad entre la demanda y oferta no ha hecho que pocos países vean al ecosistema como un mercado que debe estar equilibrado. 

Por tanto si se pudiese plantear, un factor que sea responsable del desbalance hombre – ambiente no podría ser otro que la poca sinergia que los sistemas políticos prestan a este Trinomio AAE.

El autor Pedro Coli, en su artículo que lleva por título ¿Qué papel tiene el nexo entre, agua energía y alimentos?, arroja importantes datos sobre la relación entre estos elementos en el mundo de hoy.

La demanda de recursos naturales: Agua

 

De antemano todos sabemos que la producción agrícola requiere de mucha agua para funcionar.

Hay que regar las plantas que producen el alimento y satisfacer la sed del billón de cabezas de ganado que pueblan el planeta.

Sin embargo, ¿Sabías que en el mundo de hoy, la agricultura necesita más del 70% del agua extraída (potable) para invertirla en su funcionamiento?

¡Es un volumen impresionante!

Sobre todo si se tiene en cuenta que el mismo sector, necesita de un 30% de la energía eléctrica producida con esa misma agua, para alimentar sus mismos procesos.

Ello sin dejar de lado que la producción eléctrica mundial, necesita de un 15% de esa agua para mantener el consumo de todo el globo.

Todas esas estadísticas nos arrojan un panorama mundial, de cuan relacionados se encuentran estos elementos.

Y de cuán importante y urgente en nuestra comprensión sobre el tema.

Más Desarrollo Sostenible si quieres vida

 

Las naciones que no le dan la importancia a este trinomio, pueden llegar a sufrir de “estrés”, por la carencia y/o malgasto de alguno de estos factores mencionados.

Esta inestabilidad provoca una inestabilidad que puede tener consecuencias en la seguridad de los habitantes de toda una nación.

Ejemplo de Colombia y el recurso Agua

 

Un buen ejemplo de ello ocurrió recientemente, en Colombia tras el paso del fenómeno de “El Niño”, el cual tuvo graves consecuencias en la economía de la región.

En el año 2010 y 2016, dicho país atravesó un momento de crisis en el cual, la relación entre el agua, alimentos y energía se hizo mas evidente.

Según nos cuenta María Mónica Monsalve en el diario web, El Espectador, el viceministro de ambiente, asumió el liderazgo de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Colombia, indica, que ha asumido correctamente dichos objetivos.

El 60% del volumen de agua consumido en la sociedad, proviene de la colecta de la misma en la región de los páramos.

Sin embargo su disminución ha repercutido negativamente en la agricultura.

Inclusive la Federación Nacional de Cafeteros, reporto la pérdida de 9.000 hectáreas de cultivo.

En base a todo esto se puede preguntar. ¿Se puede culpar al clima de esta crisis? 

La respuesta es: NO.

El clima siempre será inestable, la adaptación y la mitigación son por ahora nuestro salvavidas temporal.

Este tipo de acontecimientos puede prevenirse si nos ajustamos a los menesteres de lo que el trinomio AAE, nos exige.

Azahara López Duran, presidenta de la Asociación Colombiana de Energías Renovables, también ha formado parte del hecho argumentando que:

“A nuestro país le sobran los recursos para desarrollar a las energías renovables.

Es la segunda nación en cuanto a potencial hidroeléctrico, dispone de vientos, y recursos eólicos de la mayor intensidad, así como mucha biomasa.

¿Qué le falta?

Multiplicar su matriz energética”.

La importancia del estudio de toda esta información es evidente.

Más que solo Colombia, estamos hablando en realidad de el potencial que posee todo nuestro continente.

Comparando a América Latina, con otras naciones, vemos que está compuesta por países que asisten al escenario global como entes en pleno crecimiento.

Su desenvolvimiento humano-ambiental todavía es coprotagonista de las importantes decisiones que se toman en materia ecológica anualmente.

Y toda su economía depende entre el aprovechamiento correcto sus recursos y el capital extranjero que circula entre los mercados activamente.

¡Todavía nos queda mucho camino por recorrer!

Los problemas del agua, alimentos y energía según los expertos

 

No son pocas las mentes que ya se encuentran trabajando “digamos que sí” para que nuestros gobiernos le den vida al trinomio AAE.

agricultura-extensiva-de-soja

Cultivos extensivos de soja deberían, como con cualquier otro, seguir un modelo de desarrollo sostenido.-

El más importante de ellos sea quizá el aporte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Fernando Millares Willhelm y su equipo.

El experto, en su estudio de 2014, titulado:

“Desarrollo y Aplicación de Herramientas Analíticas a la planificación con el trinomio Agua – Alimentos – Energía en América Latina y en el Caribe, ofrece datos importantes.

Sus resultados son elementales para definir a esta constitución  y entender por tanto así su desarrollo.

En dicho estudio Wilhelm escribe:

“A pesar de que muchas industrias, conocen de que existe una relación entre el sector del agua, el sector alimenticio y el energético, aun así se sigue implementando su planificación como si fuesen independientes del medio.

Como ejemplo, el agua es distribuida sin prestar atención a las implicaciones energéticas que esto pueda tener, y la producción de electricidad no tiene en cuenta la provisión de agua.

Es imprescindible trabajar por ello con las herramientas apropiadas y las mecánicas institucionales, para que evolucionen hacia modelos integrados, con el fin de aprovechar toda la sinergia y gestión de peligros identificadas en esta investigación”.

La esencia de las investigaciones de Willhem, subyacen en la vitalidad que el proceso de toma de decisiones tiene para con los recursos extraídos del ambiente.

La disparidad que presentan los sistemas de abastecimiento humano es remitida a la desincronización ofertada por las instituciones encargadas de tomar de ellos.

Pues lo que hacen solo es procesar sus beneficios, obteniendo financiamiento de sus consumidores e impactando negativamente en el medio natural.

Los recursos naturales y bienes estratégicos en Latinoamérica y el Caribe 

Respecto al ámbito cuantitativo de la investigación, los datos no hacen sino apoyar al modelo integrado del estudio del Trinomio AAE, del BID.

Se estipula que Latinoamérica tiene la capacidad de ser un agente emprendedor de este tipo de herramientas, en base al hecho de que su capacidad de aportación de agua es impresionante.

Países como México, son capaces de exportar más de 91 Gm2/año, frente a una huella hidrológica total de 1.136m2/habitante por año.

Descomponiendo dichos datos se puede justificar que, países como Brasil, Argentina y Ecuador, ocupen el volumen prioritario de la hidrología de esa región.

Sus cifras van de 1.381 m3 hasta 1.218 m3/habitante/año, ello debido a sus amplios terrenos y a sus exuberantes cuencas exorreicas preponderantes.

Le siguen a estos  países como Perú, Honduras, Chile y Colombia quienes poseen un aporte oscilante respectivo entre 777 m3 a 812 m3/habitante/año. 

El aporte más bajo lo contribuye Venezuela, con solo 883m3/habitante/año.

Nuestra región tiene un potencial increíble para aprovecharlo, y lo sabemos.

Inclusive los europeos a su llegada, quedaron maravillados con todas sus bellezas y recursos inagotables.

¿Qué esperas entonces para poner de tu parte y aprovecharlos correctamente?

¿Qué pueden hacer nuestros gobiernos?

 

La División de Energía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de su blog, “Energía para el futuro”, nos describe a los “cuatro pilares fundamentales” que sus acciones buscan sean tomas en cuenta por múltiples gobiernos de la región.

El primero de ello es el acceso.

En América Latina, existe todavía, el hecho de que el no poseer electricidad forme parte del día a día de más de 26 millones de personas.

Por lo que garantizar que toda esa masa poblacionaria pueda requerir de ello, es un paso muy importante.

Por supuesto, esa cifra algo pequeña si se compara que en la misma zona, más de 68 millones de personas no poseen acceso a las fuentes de combustible como el Gas Natural, para cocinar.

¿Puedes creerlo?

La sostenibilidad, por supuesto es el segundo paso más importante.

“En Hispanoamérica, se produce un 65% de la energía a partir de la inversión hidroeléctrica generada”.

Al mismo tiempo, que debe garantizarse la ganancia también deben estudiarse las pérdidas, puesto que en cuanto a la seguridad energética, las pérdidas de energía superan al triple del promedio mundial.

Así mismo, también se busca que el gobierno, fomente sus acciones en relación a la gobernanza energética, que implemente programas, que sea activista y que cumpla con las legislaciones que el mismo ha creado.

La energía eléctrica es una solución ¿?

 

Presa Huanza Perú

La energía eléctrica generada en las hidroeléctricas son limpias pero a la vez “polémicas”. Foto: Presa Huanza en Perú.

Para ampliar nuestra visión sobre el potencial hidroeléctrico de nuestra región podemos citar al portal web, Ingeniería de Julio Gonzáles donde leí aspectos interesantes sobre la generación de esta energía limpia pero polémica.

Según lo que nos cuenta: 

¡Hasta el momento solo el 10% del recurso está siendo aprovechado!

Si los gobiernos desean aumentar dicho porcentaje, las inversiones deben ser dirigidas hacia los aspectos técnicos, políticos, económicos y sociales.

La idea es convertir dicho sector en una importante fuente de abastecimiento líder en su campo.

Tal cual y como ha sucedido por ejemplo, en los centros acuíferos de las poblaciones de Coronado y Babilonia, localizadas en la Republica de Honduras.

El enfoque utilizado para la optimización del trinomio mencionado, dependerá así en gran manera del ámbito que se le dé más prioridad por parte del gobierno.

En este caso, la disponibilidad de agua es el primer factor que se juega en importancia a nivel mundial.

La escasez de agua hoy en día

 

La razón por la que el agua suele destacarse en este tema, es hoy en día 783 millones y 2,5 mil millones de personas siguen sin tener acceso a ella.

Y todo eso a pesar de todos los avances que la humanidad ha realizado en la tecnología.

“Vemos como aun hoy más 1.100 millones de personas no poseen acceso al agua potable, y un total de 1.300 carecen de acceso a la energía eléctrica.

Sumando a ello también que 1.200 millones sufren de escasez de alimentos y de hambre”.

Con dicha información, podemos hacernos una idea general del estado del trinomio AAE, a nivel mundial actualmente.

A medida que el medio ambiente va degradándose fruto de nuestras agresiones y por los efectos del cambio climático, la disponibilidad de agua es menor.

El aprovisionamiento de agua segura y constante no existe para cientos de millones de personas.

No es necesario decirte o hacerte memoria que la disponibilidad de agua en países de África o del Sudeste asiático son más reducidas.

La urgencia de tomar medidas en la región

 

La inversión en progreso de los sistemas involucrados no solo hará posible que en una etapa futura sea fácilmente accesar con menores restricciones a los recursos necesarios.

Sino que contar con acciones preventivas que equilibren la demanda de los mismos es el factor clave que permita la materialización de una economía totalmente sustentable.

Esta es la razón por la cual la página web de las Naciones Unidas, a través de su Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, (DAES), describe más detalladamente la relación o simbiosis que establecen dichos segmentos no antes comparados.  

El paralelismo existente entre la materia y la energía podrá notarse en el hecho de que si bien para el año 2035, el consumo eléctrico habrá aumentado un 35%, la inversión de agua a realizar para obtener dicho porcentaje deberá ser de un 85%, para poder obtenerlo.

El futuro sobre la relación Agua, Alimentos y Energía

 

La demanda de recursos por parte de la población mundial está evolucionando como un caudal exponencialmente acelerado.

Puesto que allí en el nivel en el que la sociedad exige de nuestro mundo es donde precisamente la naturaleza podrá verse gravemente superada.

La superpoblación también influye en el campo del trinomio AAE, y eso es algo que también nos debe preocupar.

Para el año  2050, serán 9.700 millones de personas habitando nuestra sociedad, aumento que sin duda alguna traerá como consecuencia, una demanda energética sin precedentes en nuestra historia.

Te invito a leer sobre “La superpoblación y los recursos“.

Ello se traduce que inevitablemente, las extracciones de agua aumentaran un 10%, para ese año.

La demanda de energía por supuesto también subirá a un valor al 50% en el 2035. 

Más población exigirá más comida a producir puesto que habrá más bocas que alimentar.

Con lo cual, los gobiernos tendrán que producir, 60% más alimentos, que en la actualidad para satisfacer a más de 10.000 millones de personas.

Hay que tener esperanzas ante estos problemas

 

Todo se puede cambiar, siempre y cuando aprendamos a jugar con estos elementos.

La estabilización del sistema trinomio AAE, en el mundo es la clave para evitar este tipo de acontecimientos infortunados cuyas consecuencias no son otras más que la descomposición de nuestras naciones.

Para evitar así que lleguemos a un cenit de un desorden ecológico deliberado.   

Tal y como refiere un proverbio indio:

La tierra no es herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos”.   

Más refranes encontrarás en: Ideas, citas y reflexiones sobre naturaleza y presta atención a los que tratan sobre disponibilidad de agua.

Nuestro futuro se avecina incierto, al entender que ciertas problemáticas ambientales que debían desaparecer hace tiempo no han hecho otra cosa que haberse intensificado.

Aunque muchos quieran negarlo, el terreno está abonado para un panorama al cual pocos o ningún gobierno podrá hacerle frente.

Sin embargo, este tipo de investigaciones nos dejan una puerta abierta para nuestro desarrollo.

De manera que todo cambio que sea realizado con nuestro pensamiento, se materialice con el resultado de que nuestro ambiente sea restaurado.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*