¿Cuál es la importancia de la Amazonía?

Amazonas

Casi 7 millones de km2 de Amazonía permanentemente agredida por el ser humano. Wikipedia.-

Para muchos la Amazonía es un lugar enigmático, con diversidad de comunidades indígenas, animales exóticos como el delfín rosado, y peligrosos como el Jaguar, la Anaconda, las pirañas… con una exuberante selva considerada por muchos el pulmón del mundo y catalogada además como un ambiente inhóspito aunque el término real sea malsano.

La selva tropical más grande

 

Sin embargo, la Amazonía es más que eso, es la selva tropical más extensa en el planeta en más de siete millones de kilómetros cuadrados a través de ocho países de Sur América, hogar de una inmensa riqueza de fauna y flora muchas de las cuáles no han sido descubiertos por el mundo científico, pero aprovechados por sus comunidades indígenas en su medicina tradicional.

«Es un bioma (gran ecosistema) de importancia mundial, pues a través de sus ríos donde destaca el más largo y caudaloso del mundo “el río Amazonas” circula más del 15% del agua dulce del planeta».

La Amazonía pese a ser un gran regulador del dióxido de carbono (gas de efecto invernadero causante del calentamiento global) y productor de oxígeno no es el pulmón del mundo, el verdadero pulmón del mundo es un arrecife de coral en Australia en donde se produce mayor cantidad de oxigeno que en la selva Amazónica.

Imagen de la NASA. A la izquierda el Acre, Brasil, con agropecuaria y deforestación. A la derecha, Pando, Bolivia con poca afectación ambiental.-

Imagen de la NASA. A la izquierda el Acre, Brasil, con explotaciones agropecuarias y mucha deforestación. A la derecha, Pando, Bolivia con “poca” afectación ambiental que va en vertiginoso incremento.-

La importancia del bioma Amazónico radica en la regulación del clima no solo a nivel de Suramérica sino también en el mundo entero, por tal razón, la Amazonía es una selva importante para garantizar la estabilidad del clima mundial, pues permite una estupenda regulación de las lluvias al mantener y posibilitar continuamente el ciclo del agua, es por esta razón que es un ambiente caluroso y muy húmedo, pues constantemente la acción del sol con su temperatura superior a los 25 °C genera que el agua lluvia (en la región llueve más de 250 días en el año) se está evaporando para formar nubes que contribuirán con lluvias inclusive en otros lugares del planeta.

A pesar de no contribuir con una gran producción de oxígeno como sucede con el producido en el mar a través de sus arrecifes, la selva de la Amazonia captura toneladas de dióxido de carbono presentes en la atmósfera para ser utilizado en los procesos de fotosíntesis de las plantas y posibilitar el crecimiento y regeneración de nuevos árboles, y prestando sin ningún costo la disminución de las emisiones de este gas de efecto invernadero generado por las acciones diarias del ser humano a través de industrias, el transporte en carro, en avión, en barco, etc. En pocas palabras regula las grandes cantidades de dióxido de carbono a causa de la quema de combustibles fósiles.

El cambio climático y el Amazonas

 

No obstante, la gran selva amazónica se encuentra amenazada por diverso tipos de presiones que ponen en riesgo su estabilidad y prestación de servicios ambientales en el mediano plazo, pues desde diferentes puntos en cada uno de los ocho países se están generando procesos de aperturas de selva para la extracción de sus recursos tanto minerales como el petróleo, cobre, oro, coltan, uranio, etc. y naturales como madera, fauna exótica entre las que se incluyen peces como la Arawana, o simplemente la gran deforestación y apertura de sus selvas para el desarrollo de actividades agropecuarias como el pastoreo de ganadería bovina.

Lectura interesante: “Las selvas tropicales están desapareciendo”.

Todas esas presiones que está sufriendo la Amazonía y que han causado la pérdida de más de 140 millones de hectáreas (1,4 millones de kilómetros cuadrados) de bosque húmedo tropical ponen en riesgo la producción de agua dulce, la regulación del clima mundial especialmente de la lluvias, la captura de dióxido de carbono de la atmósfera y la posibilidad de encontrar especies de plantas con potencial para la medicina y la cura de muchas enfermedades.

Por tal razón, es necesario que se planteen estrategias que detengan estos procesos que en muchas formas deteriorarán el bioma y terminarán desertizando la mayor selva húmeda del planeta.

Gracias a los colegas de «Misión Verde Amazonia – Corporación para el desarrollo sostenible y mitigación del cambio climático» de Caquetá, Colombia, por confiar en el blog y publicar el presente artículo.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.

Bienvenido.

6 comentarios:

  1. Cristobal Leonel Panduro Santos

    Es una información muy valiosa
    Muchísimas gracias

  2. Muchas gracias por esta valiosa información

  3. Pulmones del planeta; reserva de biodiversidad y reguladores del clima sin olvidarnos que son los filtros del aire contaminado.
    Excelente post.

  4. Noelia Salamanca

    Buenos días estimados amigos, vaya que el Amazonas requiere de nuestra atención. Es víctima silenciosa de la depredación ambiental para saciar intereses egoístas.
    El ecocidio debe ser acabado y toda la comunidad internacional debe jugar un rol fundamental.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*