El Adiós a los combustibles fósiles

¿El Adiós a los combustibles fósiles es una quimera?

 

adiós a los combustibles fósiles como el carbón

El carbón es el principal combustible contaminante utilizado en China.-

“¿Nuestra mayor motivación? Seguir superándonos a nosotros mismos. Vemos la vida como una larga educación, todos los días estamos aprendiendo algo nuevo”. Artículo escrito por la profesora argentina Yiyi Naser (@yiyinaser), escritora (visita su blog Naturaleza y Literatura), docente y ambientalista.

“La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que lo han perdido todo, la poseen aún” nos decía Tales de Mileto y podemos renovarla frente al comportamiento internacional referido al Cambio Climático.

Se nos transmiten importantes novedades sobre la decisión europea de dejar a utilizar el carbón como combustible fósil, de acuerdo a un informe presentado por el diario español El País.

Como resultante, seguramente, de una historia productiva que se inicia en la Revolución Industrial del siglo XVIII, países como el Reino Unido y Alemania productoras del carbón, combustible necesario para generar energía han comenzado a reconvertir su patrón energético a paso firme.

El carbón es un combustible altamente contaminador

 

Dejar de quemar carbón para generar electricidad es ya una realidad en la Unión Europea y especialmente en el Reino Unido.

Los compromisos climáticos consensuados recientemente y claramente, una decisión de política ambiental muy alentadora, han permitido que a lo largo del último año de un 39,7% de electricidad que provenía de la quema del carbón se haya reducido al 9,1%.

¿Las iniciativas responden a un interés económico o ambiental?

 

Pareciera que las motivaciones altruistas están bastante descartadas, ya que las medidas responden a la elevación del precio del dióxido de carbono (el CO2, gas cuyo aumento en la emisión agrava el efecto invernadero) que es el que despiden las centrales eléctricas.

Lectura recomendada:

También han aumentado los impuestos al carbón (conocido como Carbon Price Support) para nivelar el “comercio de emisiones” que varía el precio de la tonelada de dióxido de carbono.

Convengamos que es un valor igualmente bajo, ya que en la actualidad la tonelada de CO2 en la Unión Europea equivale a unos seis euros.

¡Es poco eficaz pero suma!

¿Qué ha hecho el Reino Unido entonces?

Aumentó el valor de la tonelada a 18 libras esterlinas, más o menos unos 19, 3 euros.

Muchas centrales térmicas- eléctricas ligadas al carbón dejarán de funcionar.

La reducción de las emisiones atmosféricas

 

El plan de reducción de emisiones no se planea detenerlo sino aumentarlo.

No sabemos si lo hacen apelando a la mirada ambiental que algunos tildan de bucólica, o a cuestiones económicas que el mundo empresarial pondera: para el año 2020 la tonelada pasará a valer 32 libras y en 2030 75 libras.

Lectura complementaria: “El dióxido de carbono es el principal Gas de Efecto Invernadero”.

Monitoreado por la Agencia Europea del Medio Ambiente queda confirmado que la merma en el empleo del carbón como combustible fósil, posiciona al Reino Unido como país líder en el cumplimiento de los acuerdos refrendados.

Estos datos que se controlan, también incluyen la verificación de las acciones llevadas a cabo por Francia, Italia, Polonia, Alemania y España.

Según un informe de la Universidad de Oxford, el mes de julio de 2017, marcó un ítem ya que sólo el 2% de la electricidad que se produjo en Reino Unido provino de la matriz térmica-carbonífera.

¡Estos valores tan bajos no se registraban desde 1882!

El Acuerdo de París y la reducción de emisiones contaminantes

 

España se posiciona también como país cumplidor ambiental ya que redujo en un 3,5% la emisión de gases de efecto invernadero.

El Acuerdo de París comienza a rendir los primeros frutos, sin duda cumpliendo compromisos asumidos y ahora honrados por los gobiernos.

Recordemos que este acuerdo sostiene como objetivo primordial sostener el calentamiento a nivel global promedio dentro del umbral de los 2º C ante el Cambio Climático que ya padecemos, fue ratificado por 147 estados menos Nicaragua, Estados Unidos y Siria.

Ya lo había expresado el Parlamento europeo “la generación con carbón produce alrededor de dos veces más de dióxido de carbono por unidad de electricidad que la generación con gas”.

Gas y energías alternativas (el sol y el viento) asoman como opciones limpias para producir la electricidad que el mundo moderno demanda.

Las emisiones de dióxido de carbono en Latinoamérica

 

Comparando comportamientos a nivel mundial, Latinoamérica y el Caribe aparecen en el ranking como las regiones que menor cantidad de CO2 emiten- con el 5% –  exceptuando a Brasil y México que aparecen dentro de los 20 primeros.

Según la CNN;   Argentina, Venezuela, Colombia y Chile son los países que en la región siguen en la lista de “contaminantes“, en cambio, tal vez producto de su menor actividad industrial y del transporte Puerto Rico, Nicaragua y Paraguay son los menos contaminantes.

La situación de Asia no es muy alentadora, baste citar el caso de China y sus nieblas tóxicas.

¿Algún día podremos decir Adiós a los combustibles fósiles?

 

Como ciudadanos conscientes tenemos el anhelo de “vivir en un ambiente sano” y nos planteamos metas posibles.

Nuestros comportamientos, nuestras acciones están encaminadas hacia este sueño.

Sabemos que las dificultades y las voces agoreras están presentes, pero sabemos hacia dónde vamos, sin soltar la brújula nos desafiamos a vivir de acuerdo a nuestros sueños, enfocados hacia lo que realmente deseamos.   

En nuestro camino vamos saboreando cada paso, llenos de pasión, inspirados por otros ecologistas, trabajando desde nuestro lugar para el bien común.

Parafraseando a un ciudadano común como Vidal Sassoon:

“El único lugar en el que éxito viene antes que el trabajo es en el diccionario”

Siempre recordemos lo que transmitía el escritor uruguayo Eduardo Galeano:

“mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

Difundir, replicar noticias, alertar, pueden parecer “pequeñas acciones” pero las redes sociales transmiten información que logra generar conciencia y no dejaremos de hacerlo.

Nuestros patrones consumistas y nuestras demandas a los gobiernos pueden hacerse sin levantar a gritos la voz, pero se avanza, no hay que detenerse.

                                 ¡ El coraje de continuar es lo que cuenta!

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.

Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*