¿Estamos locos los ambientalistas? No, los locos son otros

Estamos locos los ambientalistas

¿Estamos locos los ambientalistas? Te aseguro que para nada. Cortesía: Pixabay.-

¿Estamos locos los ambientalistas? …¡Tú lo dirás!

 

¿Cuál es el significado de ambientalista?

 

La Real Academia de la Lengua Española señala que ambientalista es:

Dicho de una persona que se preocupa por la calidad y la protección del medio ambiente.

Por María victoria Marchisio*, abogada argentina, especialista en derecho ambiental.

“Ustedes, los ambientalistas ¿no están un poco locos?” me preguntó alguien hace poco, pretendiendo acto seguido, resaltar alguna que otra virtud con lo que creyó un halago:

“Qué pena que te obstines tanto en esta cuestión del planeta con la calidad de profesional que eres.

¿No es perder un poco el tiempo y tirar a la basura el potencial económico de ejercer algo más redituable?”.

Y el relato que pretendía convencerme siguió con una serie de consejos vueltos afirmaciones acerca de cómo se debe vivir y trabajar para satisfacer las expectativas de la vida promedio de la “gente de bien”.

Por un momento me distraje y ausenté del relato de mi interlocutor.

La elección de ser ambientalista 

 

Me quedé pensando en ese concepto que con tanta certeza se había desplegado acerca de la “gente de bien”, de ese grupo humano con el que aparentemente poco tenía yo e en común a partir de mi selección de lo ambiental por sobre otras cuestiones.

Yo me considero una persona de bien, debo confesar, aunque nadie es el dueño de la verdad.

Pero tal vez ciertos conceptos que trato de volcar a lo que entiendo es el “deber ser” – como:

Respetar la naturaleza,

Buscar actuar conforme a la ética y los principios,

Ser respetuoso con el prójimo,

Honesto en la vida y en la profesión,

Educada, responsable y solidario con quien lo necesite,

Y por sobre todas las cosas, hacer aquello con lo que me sienta cómoda desde el alma- quizá realmente esté fuera en esta época un tanto narcisista para cierta mirada.

Ambientalistas somos todos o deberíamos serlo …

 

En este contexto empecé a ver mi alrededor desde otra concepción, para saber cuán alejada estoy de la “realidad”.

Nobleza obliga, debo decir que no vivo en un bosque, ni soy ermitaña, ni nada de eso que se parezca, por las dudas.

Y así fue que entendí que hoy se vive todo de una forma muy acelerada, por imitación y no siempre podemos darnos el lujo de detenernos a pensar en lo que queremos y por eso queda más cómodo el acto repetitivo.

Hacemos lo que hacemos, porque vemos que lo hacen los demás. Así las cosas, se supone que está bien.

Todo pasa rápido, no hay demasiado tiempo para nada.

La era de las apariencias y el consumo

 

Estamos muy preocupados por la selfie constante, por nuestro mejor perfil para la foto, escogiendo lo más “cool” –desde un plato de sushi, a una prenda, a un lugar que visitamos, nuestro auto último modelo, etc- para postear en Facebook o en Instagram, preferentemente.

Vivimos en la era del narcisismo excesivo en la cual aparecen nuevos valores que parecen regir el “deber ser” del ciudadano actual, que por cierto debe estar a la moda “para pertenecer” a la selecta gama de personas que están al día con el consumismo.

Parece que hay que tener todo aquello que venden las publicidades y el marketing, y no importa a qué o con qué costo.

No importa cómo nos sentimos en el minuto siguiente de postear la foto, de comprar el último Smartphone o qué gesto real tiene nuestra cara mientras escribimos jajajajajajaja en el Whatsapp.

Mientras escribía ésto necesité ordenar mi escritorio que estaba repleto de libros y papeles.

Encontré en el pilón unos apuntes de Eduardo Galeano -ninguno de ellas referidos al ambiente y la ecología sobre los que mucho ha dicho- sino de “Las locuras de Simón”.

Dicen que las casualidades no existen, no lo sé, pero sé que algo de su texto tiene que ver con la pregunta que aquél “profesional de bien” me hizo aquél día, y por eso lo comparto, copiando literalmente lo que escribe, porque a mí me hizo pensar.

 “… yo soy más racional que ustedes.

Respondo racionalmente a los estímulos.

Si alguien sufre, lo consuelo.

Alguien me pide ayuda, se la doy.

¿Por qué entonces usted cree que estoy loco?

SI alguien me mira, lo miro.

Si alguien me habla, lo escucho.

Ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no reconocer esos estímulos.

Simplemente por haber ido ignorándolos.

Alguien se muere, y ustedes lo dejan morir.

Si alguien pide ayuda, y ustedes miran para otro lado.

Cuando alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen.

O si alguien se muere de tristeza, y ustedes lo encierran para no verlo…”

Pensé no en nosotros, los ambientalistas. Pensé en la Tierra

 

Me puse a reflexionar en quienes no son ambientalistas.

Pensé en la Tierra, en el Planeta, en Nuestra Casa Común, en el Ambiente que nos alberga, alimenta, viste, calefacciona, sostiene  y sacia nuestra sed.

En la naturaleza, que es sabia, rica y tolerante.

En la naturaleza que explota porque está excedida, agotada –recordemos que el reciente 2 de agosto consumimos la disponibilidad de recursos naturales del año-, el #OverShootDay.

En esa Tierra que produce y a la cual no le damos tiempo de regenerarse porque seguimos explotando sus recursos naturales como si fuesen infinitos.

A esa Tierra a la cual abarrotamos de basura que no llega a degradar nunca porque cada vez somos más, tiramos más objetos fabricados con materiales que duran una “eternidad”, pero que se arruinan en nada y cuidamos menos.

Lee: La Obsolescencia Programada ¿somos cómplices? 

Las responsabilidades de los ambientalistas

 

Y pensaba también, que no ver, que no escuchar, que no hacernos cargo, a veces resulta cómodamente justificable.

La mayoría de nosotros no vive en un asentamiento, en un barrio informal apostado encima de un basural a cielo abierto, en un barrio donde la contaminación de un curso de agua enferma y mata a los niños, ni ese lugar donde los pequeños mueren de sed y de hambruna y la deforestación y la sequía mata hasta el último animal que lo pise.

La mayoría de nosotros no convive a diario con la realidad de la pobreza y la indignidad que son quienes sufren la peor parte de los “desastres naturales” y consecuencias de la contaminación y basura.

Pero la contaminación ambiental, en el sentido más amplio, el calentamiento global, el cambio climático, y esa larga lista que todos nosotros conocemos, existe y está, y en mayor o menor medida nos afecta a cada uno de quienes habitamos el planeta, porque aún no existe otro apto para dejar éste.

Hay que saberlo … Lee: ¿Qué es el cambio climático y el calentamiento global?

Conocer y saber cada día un poco más de la verdad de nuestro paso por la Tierra, al menos a mí, no resulta indiferente.

Necesito aportar el grano de arena que pueda, y más.

Necesito dejar de quejarme para involucrarme en todo aquello en lo que pueda aportar.

Estudio y busco aprender, no para satisfacer mi ego personal, sino para calmar la necesidad de hacer algo por el mundo que le dejo a mi hijo.

No sé de cuánto sirva, pero sí cuánto vale el salirse uno de la zona de confort, aunque a la noche llegue a su casa y tenga un plato de comida en la mesa, una ducha caliente, y una cama cómoda con abrigo para dormir.

No se si estoy loca o no.

Soy defensora del ambiente

 

Me considero una persona que defiende al medio ambiente porque me educaron, como persona, para respetar la naturaleza.

Como profesional, busco aprender cada día un poco más sobre cómo aportar más y mejor al ambiente.

Y, si estuviere loca por eso… me quedo con la frase que dice “los niños y los locos dicen la verdad”.

Sobre la autora

María Victoria Marchisio B. @mvmarchisio, es Abogada, Especialista en Derecho Ambiental, Diplomada en Gestión Ambiental, Directora del Departamento de Medio Ambiente y Proyectos Sociales de la Fundación Patagonia Silvestre, Asesora y Coordinadora de Proyectos Ambientales y Sustentabilidad institucional.

Desde el blog

¡Gracias por todo tu accionar de ambientalista permanente!

Desde este blog celebro las líneas escritas por María Victoria, por darle el toque reflexivo y objetivo a tanta cifra y números que suelo utilizar.

Eres parte importante de este proyecto ambiental.

Y cierro la presente entrega afirmando que NO estamos locos los ambientalistas.

Creo que si lo están los negacionistas que pese a la abrumadora cantidad de evidencia científica (ejemplo: pruebas sobre el cambio climático), son tozudos o simplemente funcionan motivado por intereses muy bien marcados.

Tampoco están exentas las personas que miran de brazos cruzados cómo nos vamos al tacho, es el mejor ejemplo del egoísmo. 

Queda abierto el tema para el debate. 

Deja tus ideas, opiniones, comentarios.

Gracias y si quieres más de 60 ideas para cuidar el planeta, debes leer y aplicar: “Consejos para cuidar el medio ambiente”.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.

Bienvenido.

13 comentarios:

  1. Laura Zorrilla

    Hola María, que buen tema el que has tocado, la reflexión es importante en momentos donde cada uno está en lo suyo y no se detiene a pensar un poco cómo van las cosas.
    Espero que por lo que leo de tí, una persona identificada por un ambiente mas limpio, asumas el compromiso de seguir escribiendo para poder deleitarnos con temas buenas y MALOS, para así corregir o impulsar.
    Espero que puedas tener esa convicción, compromiso, constancia y fuerza para regalarnos unas palabras.
    Con mis mejores deseos,
    Laura Zorrilla
    República Dominicana.
    Gracias Marcelo por seguir dando el blog para que la ciudadanía se exprese libremente 🙂

    • Estimada Maria Victoria, vieja colega de lucha ambiental, Laura y a quienes nos precedieron, me queda agradecer sinceramente a Victoria por no bajar los brazos jamás. Sea en este blog, en su vida diaria, en su trabajo, siempre sumando. Gracias, en serio.

      Laura, la política de este modesto blog es de servir de plataforma para todos las personas que tengan algún tema y quieran debatirlos, corregirlo, corregir, enmendar, denunciar, problemas ambientales, resaltar lo positivo de las cosas y servir de una comunidad mas educada en la temática ambiental.

      Las gracias no van para mí, sino para quienes escriben y dan vida al blog.

      Con mucho aprecio,

      Marcelo

      • María victoria Marchisio

        Querido Marce, las gracias valen para ti especialmente, que eres el mentor y coordinador de esta importante comunidad de defensores del ambiente.
        Abrazo!

        • Vic, 🙂 las gracias para vos por ser puntal del blog.

          ¿Te has puesto a pensar cuántos artículos escribiste? …. ¡muchos!

          Voy a dejar lo automatizado en la publicación de algunos tuits donde lastimosamente el programa obvia los nombres y voy a resaltar a los grandes escritores.

          Un abrazo fraterno y vamos que podemos, a seguir escribiendo.

          Marcelo

    • María victoria Marchisio

      Estimada Laura, agradezco mucho tu comentario! Soy una persona que se interesa de verdad por el ambiente, la educación ambiental y la difusión de varios temas vinculados a esta temática, por fuera de ejercer la profesión de abogada, de la cual vivo. Me gusta mucho compartir reflexiones y estar en ámbitos de aprendizaje mutuo, y mucho más, cuando la reflexión nos invita a pensar y a ser pro activos. He escrito mucho en este blog, alentada por Marcelo, tras un tiempo de ser una lectora constante y que participaba a través de comentarios. Por motivos de salud me ausenté un tiempo. Disfruto escribir, y también disfruto mucho hacer trabajos en zonas más complicadas, acompañando colectivos informales en la defensa del ambiente, especialmente en zonas vulnerables del AMBA de mi país, por ejemplo. En ciertas épocas, eso me aleja de internet y de disponibilidad de tiempo para poder hacerlo con mayor frecuencia, sumado a mucho trabajo y una familia. pero siempre estoy involucrada a compartir y aprender de esta linda comunidad. Es un halago leerte. gracias nuevamente, y saludos desde Argentina!

  2. MARIA VICTORIA MARCHISIO

    Hola Angela! Coincido! Y entiendo que toparse con estas cuestiones es parte del camino que recorremos los que decidimos enarbolar esta bandera. Hay que ser abierto y flexible con la diferencia de opiniones, lo que enriquece al diálogo en todos los sentidos., pero ello no implica tener que soportar el “negacionismo y la necedad” sobre temas que realmente no dejan margen de error y nos afectan a todos. El cambio climático es uno de los temas sobre los que mucho hay que trabajar aún. Gracias por comentar!
    Saludos!

    • Magdalena Arce

      Hola doctora Marchisio, usted ha escrito una reflexión muy bonita.

      El unir esfuerzos para generar documentos que estén en la internet relacionados al medio ambiente es clave y mas aún en nuestro idioma porque hay escasez.

      Necesitamos escribir y producir y usted está, según dice, en la senda de educarnos ambientalmente. Siga adelante, no pierda la energía y lúzcase con sus escritos.

      Un eco abrazo sincero,

      Magdalena Arce

      Santa Cruz – Bolivia

      • María Victoria Marchisio

        Estimada Magdalena, agradezco grandemente el comentario, el apoyo y el aliento para seguir escribiendo algunas reflexiones. Me resulta grato compartir contigo y esta comprometida comunidad en la que todos intentamos aportar nuestro granito de arena en pos de un ambiente más sano y saludable, además de esmerarnos en aprender cada día un poco más y contagiar voluntardes! Fuerte abrazo desde Argentina.

  3. Los locos son los que no creen en la evidencia científica significativa y no salen fuera de sus casas para darse cuenta que ya no llueve cuando debería o que más humo inhala cada día.
    Gracias por la lectura.
    Desde Madrid, enhorabuena.

    • MARIA VICTORIA MARCHISIO

      Gracias Amanda por tu comentario y por ser parte de esta comunidad que cree en la causa ambiental y la necesidad de cuidar el ambiente!
      Saludos desde Buenos Aires!

  4. Martín López

    Así es, hay que ejercer la preservación ambiental desde cada persona, familia, comuna para arriba.

    • MARIA VICTORIA MARCHISIO

      Martín, nada para agregar a tu comentario! Comparto absolutamente tu criterio. Desde uno, y para arriba. Gracias por comentar!
      Saludos!

  5. Hola María, es un gusto leer tu reflexión, es menester no caer en la abulia o en la intimidación que la ignorancia o los grupos interesados quieren confundir a la sociedad en materia de cuidar el ambiente y luchar contra el cambio climático.
    Saludos,
    Angela Koop
    Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*