La Sierra de Famatina: Tierra del Taruca y de rica Biodiversidad

La Sierra de Famatina: Tierra del Taruca y de una amplia biodiversidad que podría convertirse en un Parque Natural.

 

Como siempre escribir para expresar lo que valoramos, lo que hemos aprendido y deseamos compartir, contar frente a un teclado, dejando que fluyan las palabras. Buscando que nuestra prosa contagie entusiasmo para seguir ambientalmente conectados, movilizando emociones a partir del conocimiento, reciclando nuestra manera de pensar.

Autora: Profesora Yiyi Naser, escritora, docente, ambientalista y amante de la madre naturaleza. Su Twitter es @yiyinaser.

Y volvemos la mirada a la fauna natural como un pilar clave del paisaje, para darle un marco, un sentido a las llanuras, los esteros, la montaña. Gozamos plenamente frente a picos nevados con nieves eternas, con flores de verano tapizando una sierra, con glaciares que se deslizan por los valles cordilleranos.

La Taruca o huemul andino

 

Sierra de Fatino y biodiversidad

La Taruca, un venado que habita en la Sierra de Famatina en – Argentina.-

 

“La naturaleza con sus propias habilidades había imitado al arte, murmuraba un manantial de delgada y límpida corriente. Tierra habitada por el ciervo que se acerca a beber de esta agua viendo su cara reflejada en ella. Allí esta, reinando en las alturas”.

Y como emblema de la Sierra de Famatina, bloque extrandino de imponente altura con sus 6180 metros msnm,  seguimos la huella de la taruca entre los pastizales de altura.

La  Hippocamelus antisensis es una de las ocho variedades de ciervos originarios de Argentina.

Su talla es de unos 80 cm de alzada llegando a pesar entre 45 a 65 kg.

Tiene una cola pequeña que presenta como característica una mancha blanca, en el rostro en cambio,  tienen una mancha negra.

Su pelaje es de color grisáceo distinguiéndose a los machos por sus cornamentas divididas en dos puntas.

Puedes leer también: “La pérdida de la biodiversidad, lo peor que nos puede pasar”.

Forman comunidades  reducidas que oscilan entre 3 a 14 miembros, como  si fueran islas en medio de las montañas; siempre liderado  por un macho adulto al que siguen hembras adultas e individuos jóvenes.

Para la reproducción siguen el ritmo de las estaciones copulando durante el seco invierno, produciéndose las pariciones al final del lluvioso verano.

Se alimentan de pastos, arbustos, plantas suculentas, y musgos.

Hermosa descripción de La Taruca o huemul andino

 

“Bellos cuadrúpedos que parecen estar  de centinelas, bajan a los valles para pastar en los pastizales pacífica y tranquilamente llegando a lamer alguna piedra cubierta de salitre.

Te parecerán cabras a lo lejos pero su porte es más importante, sus ojos saltones, vivos y petulantes.

Su pelo corto  típico el ciervo no crecerá como el de la cabra.

Parece un experto vigía, paseando su estampa avistando los contornos con el fin de dar alerta a su manada ante el peligro inminente.

Repentinamente hiere el suelo con sus patas delanteras, sube y baja de las sierras resonando entre peñascos y jarillas.

¿Cuál será el motivo de tanta agitación? Lo cierto es a pocas leguas se avecina un cazador que estos ciervos centinelas han olfateado en el ambiente.

Es el momento de huir, ya advertidos sus hermanos del peligro que corren,  nuestro centinela hará uso de toda la agilidad que le ha dado la naturaleza.

Allí se irá nuestra taruca, nuestro huemul hacia cumbres más empinadas o hacia laderas casi perpendiculares, a lugares tan reducidos donde sólo ellos pueden llegar, donde sus cuatro patas parecen no caber.

Creeremos que tienen alas y se irán de allí como volando.

Este animal asustadizo pero vivo y rápido es la taruca, reyes de la precordillera.”  Anónimo

Fauna nativa y pastizal preandino

 

Otros animales representativos de la zona serrana de La Rioja, en Argentina, son el águila mora y el cóndor andino acompañados por jotes, aguiluchos y halconcitos, la remolinera común, el piquito de oro, el comesebo puneño, el zorzal, la calandria, bandurrias, dormilones, picaflores y catas.

Menos agradables de encontrar, pero claves en la cadena trófica, los reptiles constituyen una categoría muy importante ya que en esta zona hay especies endémicas. Serpientes como las de coral, las yararás chicas, ñatas y las falsas yarará.

La vegetación es propia de un ambiente semiárido;  es la estepa de altura, compuesta por gramíneas que conforman matas circulares o semicirculares de pastos duros, alternando con zonas de suelo que parece desnudo, con preeminencia de jarilla muy diezmada por  su utilización como leña.

Sierra de Famatina la “Bandera” de la Rioja

 

Sierra de Famatino amenazada por la minería

Que la belleza y el equilibrio de la Sierra de Famatina no sucumba a intereses mineros u otros destructivos.

 

Según describe la periodista Gabriela Origlia, Famatina ocupa el noroeste la de la provincia argentina de La Rioja, zona precordillerana entre 2000 y 6200 msnm.

Estamos frente al imponente monte, la prepuna y la puna altoandina.

Destinada a la explotación aurífera, hoy prefiere preservar el paisaje y el agua para convertir a la región en un Parque Nacional, donde igualmente esté permitida una actividad de subsistencia de muchos puesteros serranos como es la ganadería de cabras con baja carga animal.

La creación de un Parque Natural en La Sierra de Famatina debe ser prioridad

 

La creación de una Reserva Natural entre 2500 y 4000 metros permitiría actividades de subsistencia y un Parque Nacional por encima de los 4000 para cuidar glaciares y periglaciares.

La decisión popular con espíritu ambientalista viene trabajando pacíficamente, la idea es  revalorizar las economías regionales, alentando la producción local y posibilitando el genuino sostenimiento de los pobladores.

Es primordial cuidar estas bellezas naturales y arqueológicas; estamos en la región por la que pasaba el Camino del Inca, el “Qhapaq Ñan” que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 2014.

Una actividad turística sustentable, controlada y con reglas claras a respetar, también se perfila como una opción.

Que esta fuerza arrolladora que nos moviliza, que esta vocación quijotesca por las ideas , las palabras y la acción se acreciente, y seguiremos escribiendo estos editoriales ante un futuro que parece un peligroso camino , pero que entre todos,  lo convertimos en un  ¡sendero placentero!

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente. Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales. Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*