La demanda controlable, el transporte público y la energía

El tema de la demanda controlable, el transporte público y la energía es nuevo para muchos lectores  pero esencial para plantearnos medidas para preservar el medio ambiente y la influencia respecto al cambio climático, claro está. (Lectura sugerida: “Más de 66 soluciones para cuidar el ambiente y ahorrar dinero”).

Por Valeria Amezcua (@Beriel), mexicana, experta en energía y sostenibilidad.

transporte público y la energía

Las horas pico afectan el transporte. Queman más combustibles generando Gases de Efecto Invernadero por citar un problema. Cortesía: Pixabay.-

 

¿Te imaginas que te paguen por no utilizar energía eléctrica?

¿Suena posible ayudar a mitigar el cambio climático consumiendo la misma cantidad de energía que consumes actualmente?

¿Puedes ayudar a mejorar tu economía familiar cambiando tu forma de utilizar el transporte?

¿Cómo hacer todo esto posible?

Este artículo lo escribo con mucho cariño para Natura Medio Ambiental. Al inicio pensaba utilizar el uso del transporte simplemente para ejemplificar el funcionamiento del sistema eléctrico, sin embargo me pareció relevante considerarlo y analizarlo de  igual manera.

La demanda controlable en el contexto del transporte público y la energía

 

A continuación presento una serie de razones con las cuales se da a entender por qué impacta tanto la hora en la que nos transportamos y consumimos electricidad en el ambiente, la economía familiar y la nacional.

Las actividades económicas moldean nuestras actividades diarias.

De manera resumida lo siguiente ocurre en la mayoría de las ciudades del mundo: despertamos, nos preparamos para salir de casa, utilizando luces y aparatos eléctricos para entre 7 y 9 de la mañana, tomar nuestro auto o transporte público de preferencia y salimos a la escuela/trabajo.

En estas horas, transitar por la ciudad se vuelve sumamente desgastante y tardado.

El resto del día suele ser más tranquilo hasta que dan las 5-7pm. y vamos todos de vuelta a nuestros hogares, generando de nuevo el caos.

Finalmente llega la hora de la cena y convivencia familiar en la que nuevamente encendemos luces, electrodomésticos, la televisión, computadoras y demás.

Las horas pico, un cuello de botella

 

Tanto en el transporte, como en el consumo de la electricidad también tiene horas pico, las cuales dependen principalmente de las actividades económicas y el clima.

Una hora pico que suele verse en muchos países es en la noche cuando encendemos luces, televisión, computadoras, electrodomésticos y más.

En cuanto al clima, en los países más alejados del ecuador con climas fríos, el mayor consumo suele darse durante el invierno, donde la necesidad de calefacción y las pocas horas de luz al día llevan los sistemas energéticos al límite.

Por el otro lado, en los países cálidos las horas más críticas del sistema suelen ocurrir en los días de verano, cuando las altas temperaturas nos obligan a utilizar el aire acondicionado.

¿Qué implican estas horas pico en el sector eléctrico y el transporte y cómo puede esto impactar en el combate al cambio climático?

 

Mayor flota/centrales de generación.

En primer lugar, el transporte público debe de contar con unidades extras que cubran la demanda pico.

Estos camiones (también llamados buses) y vagones de metro se mantienen estacionados la mayor parte del día, disminuyendo la eficiencia y causando así mayores costos para los usuarios.

En el caso de la energía eléctrica ocurre lo mismo, se tienen centrales eléctricas que se mantendrán apagadas la mayor parte del día y las cuales, para compensar todas  esas horas de suspensión, deben de vender su energía a precios muy altos, afectando el precio promedio de la energía, y viéndose reflejado en los precios que recibe el usuario final.

Vías de transporte.

Muchas de las grandes avenidas, pasos a desnivel y puentes están hechos para descongestionar las vías en las horas pico, sin embargo estas inversiones millonarias no se utilizan a su máxima capacidad más que unas pocas horas al día.

En el transporte y distribución de la energía ocurre lo mismo, existen líneas de transmisión y distribución sumamente costosas que se construyen para disminuir la congestión en las horas pico y que toda la electricidad generada pueda llegar a los usuarios.

Ineficiencia en el uso de combustibles.

Cuando un auto está en un embotellamiento (atasco), este gastará mucho más rápido la gasolina, debido a que el impulso que da esta al auto se limita al estar frenando constantemente, además que la duración del trayecto suele ser hasta el doble de tiempo que cuando no hay congestión vial.

Lectura sugerida: ¿Qué es el cambio climático y el calentamiento global?

En el sector eléctrico durante las horas pico se utiliza la energía de las centrales eléctricas más caras y que por lo general, son también las más contaminantes, tales como las que funcionan con carbón o derivados del petróleo.

Todo esto quiere decir que la hora en la que nos transportemos o utilicemos energía alterará el impacto ambiental (y socio-económico) de nuestras actividades.

En el transporte público o particular, algunas  alternativas para disminuir estas horas pico pueden ser:

  • Si tienes varias actividades que realizar en la semana, intenta realizarlas el mismo día, y de ser posible, evitar salir en las horas pico.
  • En tu lugar de trabajo, puedes proponer que difieran la entrada y salida del personal, por ejemplo, que las jornadas inicien 7:30, 8, 8:30 y 9.

  • Si tienes clases a la hora pico puedes intentar llegar antes y aprovechar tu hora(s) libres en otra actividad, te darás cuenta que tu calidad de vida también mejora.

  • Caminar y usar la bicicleta cada que te sea posible.

Cada vez más países implementan servicios de demanda controlable, pagando a los usuarios por la electricidad que evitan consumir en horas pico.

Este pago se trata de una parte del dinero que se logró ahorrar el sistema al evitar comprar energía de la planta más cara en la lista. O bien, algunos países optan por ofrecer diferentes precios de tarifas dependiendo de la hora del día.

No dejes de leer: ¿Por qué no basta con desenchufar los electrodomésticos? 

Existan o no estas medidas en dónde vives, puedes asegurarte de que el impacto ambiental de tu consumo eléctrico sea menor evitando consumir energía en las horas pico, sobre todo con los equipos más costosos.

Cada país pública sus perfiles de consumo, con lo que puedes darte una idea de qué horas evitar.

Otra forma de contribuir es el uso eficiente de los recursos, compartiendo tu auto o mejorar tus inmuebles para que requieran menor consumo eléctrico. Pero estos ya son otros temas, ajenos a la distribución de la demanda.

Recuerda que el conjunto de pequeñas acciones tiene el poder de cambiar al mundo.

¿Y tú qué opinas?

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.

Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*