La Manipulación Climática y los Dioses del Clima

Dios Griego Zeus

El Dios Zeus, deidad del clima.-

     ¡ Dioses del Clima !

La geoingeniería y el futuro y la manipulación climática global.

 

Quizá para nosotros hoy en día imaginarnos que en un inmediato futuro, el hombre pueda llegar a desarrollar una ciencia tan avanzada que le permita tener superioridad sobre los fenómenos naturales, suene a solo pura ciencia ficción.

Se trata en realidad de un deseo que lleva siglos queriendo ser materializado por un incontable número de mentes brillantes.

La existencia misma de múltiples mitos milenarios allegados a los recursos ambientales es la prueba fehaciente de que hasta los antiguos soñaron con que algún día el hombre fuera el auténtico dueño y señor de todos los elementos que lo rodean.

Te presentamos al autor del artículo sobre la manipulación climática y un artículo que debe ser leído por lo interesante y revelador que es.

Escrito por Abraham Nuñez, colega y amigo venezolano (cuenta en Facebook). 

Los dioses del clima

 

Para empezar primeramente podemos citar al gran dios supremo Zeus el cual desde los mismísimos albores de la historia, era capaz de crear tormentas por sí mismo y de lanzar rayos con su mano para así atemorizar a todos los vivientes.

Por otro lado el gran Neptuno, rey de los mares, le bastaba solamente mover con mucha fuerza su gran tridente, para producir enormes olas marinas capaces de arrasar barcos enteros como si fueran piedras, otros dioses.

Igualmente poderosos como Helios, quien contenía el poder de los rayos del sol, decidía la duración de los días moviéndose en su carro de fuego por el firmamento.

Y no podía faltar Eolo, señor de la atmósfera quien decidía cómo, cuándo y dónde, iban a soplar los vientos.

Los dioses de nuestra región.

“En regiones menos remotas como Sudamérica por ejemplo, cientos de años antes de la llegada de los europeos, los primeros pobladores prehispánicos ya rebosaban de toda clase de creencias que les indicaban cómo y de qué manera se tenía que invocar a la lluvia, espantar las tormentas, convocar al granizo y hasta de interpretar al mensaje del sol”.

  

Esta es la realidad de incontables civilizaciones, las cuales a pesar de ser muy distantes entre sí, compartían todas la misma visión de señorear sobre el ambiente: lograr la manipulación climática.

Hoy en la actualidad el deseo por manipular el clima del hombre no ha mermado, y se manifiesta aun entre nuestras sociedades con el mismo ímpetu de los primeros tiempos.

La única diferencia de que lo hace desde una plataforma completamente diferente: La tecnología.

¿Quién estudia la manipulación climática?

 

A la rama de la ciencia encargada de estudiar la manipulación climática, se le conoce sencillamente como geoingeniería.

“Ésta busca a través de propuestas técnicas crear un efecto físico sobre el clima atmosférico en base a las directrices y necesidades dictadas por el hombre”.

La idea de que el ser humano pueda manipular a la atmósfera terrestre es de por sí polémica.

Pero es un hecho que cada uno de nosotros somos testigos oculares de un clima que ha demostrado ser capaz de ser medido, estudiado, precedido e inclusive replicado en ciertas investigaciones.

Esta es la razón por la cual muchos especulan que el gran próximo desafío al cual tarde o temprano nos vamos a tener que enfrentar es atravesar una barrera que sobrepasa con creces a todas las previas expectativas dispuestas anteriormente y que aun así es posible de reducirla a una muy sencilla pregunta:

¿Es también capaz este mismo clima de ser controlado, manipulado y dirigido a favor de nuestros propios intereses?

Ya en la década del año 1903, organizaciones como la Federación Australiana de Meteorología estudiaban la posibilidad de crear lluvia.

Creamos la lluvia.

El procedimiento bien conocido consiste básicamente en inyectar mediante el uso de aviones tripulados, densas corrientes de un polvo compuesto por cristales de yoduro de plata. 

El preparado logra ingresar en la masa nubosa estimulan la rápida condensación de las goticulas de agua y por tanto la precipitación inmediata.

De momento la técnica si bien teóricamente efectiva en la práctica aún le queda terreno que abarcar.

Sin embargo, nos promete en años cercanos decidir a nuestra voluntad cuando y donde hacer llover. 

Esto traería beneficios para aquellos países en donde la sequía es prolongada (China, Estados Unidos, Medio Oriente, Israel, África, Asia) trayendo un suministro continuo de agua a sus habitantes.

Lee también: ¿Cuánta agua tiene el planeta?

La muestra más reciente de la aplicación de esta estrategia la tenemos en los famosos Juegos Olímpicos de Pekín durante el año 2008.

La geoingeniería va por más.

 

Los geo ingenieros se plantean también abarcar terreno aún más profundo, llegando a manipular a todos los fenómenos correspondientes a la mecánica de los vientos, mediante el uso de dispositivos y aparatos que permitan crear o disminuir todo tipo de corrientes de aire.

Es en el caso de los grandes tornados, y por supuesto a los grandes huracanes tropicales, que anualmente arrasan con las cosas del caribe y del pacifico norte.

Este principio se basa esencialmente en considerar a las grandes tormentas:

  • Si fuese posible controlar la temperatura de la atmosfera, será posible entonces también controlar la mecánica de los vientos.

La primera propuesta de esta área, se basa en atacar al fenómeno natural cuando este ya está completamente formado.

Usando la inyección de cristales de yoduro de plata en el ojo de la tormenta, de esta manera la precipitación resultante desestabilizaría a la producción de los vientos lo que acarrearía la pronta extinción de la misma.

La propuesta también considera en atacar a los ciclones en sus etapas iniciales.

Es decir cuando aún son catalogados en la categoría de depresiones tropicales, para ello algunos científicos consideran que el vertido de grandes cantidades de nitrógeno líquido en el océano para bajar su temperatura.

“También se considera el uso de un rayo láser satelital sobre su área circundante podría ser suficiente para romper el ciclo básico en el cual estas grandes tormentas se forman convirtiéndolas así una sencilla arma con la cual salvar un incontable número de vidas de todos los ciudadanos que viven a la orilla del mar sobre todo en las grandes naciones de América”.

La manipulación del clima ¿realidad?  

 

La geoingeniería estudia la posibilidad no solo de extinguir sino también de provocar estos vientos.

Es allí cuando se ingresa entonces al terreno del uso del clima como arma futura arma bélica:

  • Se ha planteado inclusive que las guerras del futuro entre los más grandes países no serían libradas usando dinamita, ni misiles aéreos, sino grandes ventiscas, huracanes, sismos y hasta enormes tsunamis.

El Famoso y controvertido proyecto HAARP por sus siglas en inglés, traducido sería:

El “Programa de investigación de Aurora Activa de Alta frecuencia”, ha sido principalmente el más conocido de ellos.

Si bien muchos asocian su desarrollo con algunas teorías de conspiración, la viabilidad de los mismos acarearía escalofriantes consecuencias para muchos ecosistemas.

El clima como arma bélica.

 

Su instalación consiste básicamente en un total de 180 antenas de radio en Gakona, Alaska.

Estarían distribuidas de forma de cuadricula en un espacio de 14 hectáreas de terreno.

El proyecto que comenzó a funcionar en 1993, intenta a través del envío de ondas de radio de alta frecuencia a la ionosfera superior, crear con ese potente rayo una especie de perturbación y modificación en la misma la cual permita torcer el sentido de las corrientes de viento que se encuentran más abajo.

De momento, los resultados del mismo son solo serias especulaciones, pero si la técnica resulta efectiva ello implicaría que el gobierno sería capaz de dirigir tormentas ya existentes, cambiando el sentido y la trayectoria de los mismos.

Como arma bélica, entonces sería posible cambiar la trayectoria de un determinado huracán ya formado sobre el océano y enviarlo sobre un país enemigo, con la ventaja de que este no llegue a notar siquiera la causa de su repentina desviación.

La ingeniería climática también ha propuesto la posibilidad de trabajar inclusive más allá de la atmosfera, en el espacio exterior, con el objetivo claro de controlar la temperatura general de los mismísimos cielos.

Solución al calentamiento global

 

El calentamiento global está elevando la temperatura de los océanos a un nivel alarmante, las consecuencias de la prolongación de la misma, van desde la elevación del nivel del mar hasta la extinción de múltiples especies marinas.

Todo ello provocado por la acumulación de gases de carbono, sin embargo, los ingenieros climáticos ya tienen una clara solución para esto.

el manejo del clima

Hay teorías y conspiraciones sobre la manipulación climática por el hombre.-

Ken Caldeira, de la universidad de Stanford (EE.UU.), ha propuesto enviar a la atmosfera superior enormes cantidades de aerosoles artificiales.

Éstos permitirían crear una capa proyectora la cual sirva para simular los efectos que tendría una erupción volcánica importante.

Se restringiría la luz solar entrante y así podría bajar el termostato de importantes cambios terrestres.

“La real intención que subyace detrás de del presente artículo es hacer que el lector saque sus propias conclusiones sobre este importante paso del desarrollo humano respecto a los recursos naturales”.

Como se mencionó anteriormente, la geoingeniería es una ciencia, y como toda ciencia no carece de defensores y de detractores.

Algunos sectores apoyan a esta tecnología argumentando que su uso traerá grandes beneficios a la humanidad solo si se aprovecha de manera óptima y eficaz apoyándose en el hecho de que si bien el hombre es el causante de todos estos problemas bien puede también resolverlo.

Por otra parte están los detractores y críticos de estos postulados, argumentan que el hombre no debe manipular el clima a su antojo, no solo porque la mecánica atmosférica es aun impredecible e inexplicable, sino porque sus intenciones no siempre van en detrimento del bien ambiental.

Los fenómenos naturales como huracanes y tornados existen por una razón, y el controlarlos fuera de sus órbitas solo conseguiría traer más caos a lo que el hombre mismo ya ha destruido.

“En base a todo lo anteriormente planteado invito al lector a preguntarse a sí mismo y que responda sus preguntas en su conciencia sobre la verdadera ética de esta ciencia de la geoingeniería.

Pregúntese:

¿Cuál es el próximo paso del hombre sobre su relación al medio natural?

¿Está bien que el hombre juegue a ser dios y controle los fenómenos naturales con su ciencia?”

Nuestro rol como humanidad

 

Hasta este momento la humanidad ha demostrado ser un agente capaz de modificar el clima de la tierra de manera eficaz.

Aunque no lo ha hecho en el sentido más apropiado y correcto para ello.

Deforestación, Calentamiento Global, una capa de ozono más reducida, son apenas algunas de las consecuencias de nuestro desmesurado avance sobre el medio, cambios todos que pueden citarse como producto de una tecnología que en esencia es completamente beneficiosa, solo antropológicamente hablando.

Fuera de ello, los recursos naturales están siendo víctimas silenciosas del más grave desequilibrio provocado por la especie más inteligente que ellos mismos han podido crear.

Conclusiones sobre el estado ambiental

 

La esfera de gases que envuelve a nuestro rocoso planeta tierra es un espacio que si bien finito, no constituye ello un impedimento para que en su interior se alberguen un sin número de fenómenos meteorológicos tan impresionantes como milagrosos.

Pero la humanidad entera le ha dado la espalda a entrever pues solamente es una escasa minoría de la población quien vela por el mantenimiento de dichos sucesos, aporte que a la vez no resulta suficiente para solucionar definitivamente a los problemas ecológicos universales.

El cambio climático (LEE TAMBIÉN: ¿Qué podemos hacer nosotros)…  y la contaminación son por tanto así una realidad a la cual nos enfrentamos todos los días.

El flujo atmosférico del tiempo universal está siendo significativamente alterado y por ello se prometen consecuencias catastróficas para nuestro futuro inmediato.

Problemática de interés cada vez más vasto para el hombre.

Sobre todo durante las últimas décadas en donde gracias a la implementación de toda una generación de artefactos cuantificadores, ahora podemos estar más consientes acerca de los procesos que día a día nos embargan, elementos todos conformantes del más grande y auténtico regalo universal que los seres humanos hayamos recibido alguna vez.

¿Y usted qué opina?

¿Crees que es posible realizar la manipulación climática o es fantasia? 

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • – Más Artículos Relacionados –