Producir Cuidando el Planeta: La Economía Circular

La Economía Circular se basa en Producir Cuidando el Planeta…

 

… que es ¿base del desarrollo sostenible?

La economía circular permite Producir Cuidando el Planeta

La economía circular permite producir cuidando el planeta.

¿Podemos pensar en producir cuidando el planeta y/o consumir generando nuevos vínculos con los bienes de consumo?

¿Sentaremos las bases de un nuevo esquema que destierre el descarte  como conducta post consumista?

La economía circular busca cambiar la dinámica en la producción y el consumo siendo reparadora y regenerativa, consiguiendo mantener el provecho y la utilidad de lo producido.

Nos propone algunas respuestas, dando nueva vida a la basura que se convierte en insumo para un nuevo producto.

Autor: Prof. María Yiyi Naser, docente, ecologista y escritora argentina (@yiyinaser) y propietaria del blog “Naturaleza y Literatura”.

La vida útil de un producto se vuelve clave, puede ser más cara pero la inversión está justificada por la durabilidad.

“Sintetizando la idea: reducir elementos contaminantes y disminuir el uso de energía en el proceso productivo”.

Pero la sociedad debe comprometerse, incluir el reciclaje en sus vidas, que requiere previamente una gestión de separación de la basura.

Compromiso empresarial

 

Desde ya que las empresas constituyen otra pata imposible de excluir ya que en el proceso productivo deben redireccionar sus residuos vendiendo, por ejemplo, a otras industrias recortes de cuero, plástico, madera para convertirlos en materia prima.

Hay diferentes maneras de ganar dinero y en el siglo XXI el cuidado del medio ambiente y la devolución a la comunidad que consume, a través de un comportamiento ético empresarial genera nuevos vínculos con los consumidores y sabemos que las industrias no se mueven solas.

LEE: “Selección de los mejores 45 consejos para cuidar el medio ambiente

La economía verde en la circular

 

Ya conocemos la economía verde que propone reducir impactos que dañen el medio ambiente o la economía azul que a nivel local, promueve utilizar los recursos disponibles que pueden beneficiar a la comunidad.

Bella imagen metafórica el uso del color azul, ya que es  como se ve el planeta desde el espacio.

O también la llamada economía de triple impacto que a nivel empresarial busca la necesaria rentabilidad generando a la vez ganancias sociales.

“Citemos para ilustrar  la obtención  de  papel con residuos de la minería, el cultivo de  hongos en restos de café y el uso de las cáscaras de limón, mandarina y naranja para aromatizar los detergentes”.

Las economías lineales de descarte deberían tener los días contados: los recursos son escasos y la industria  reduce costos con la reutilización.

La basura vedette de la economía

 

Los insumos deben originarse en la basura pero requiere desde ya, que la población acceda a través de los municipios a programas de separación y disposición final adecuada:

  • los basurales a cielo abierto deben erradicarse. 

“En la Argentina el Ceamse (ecología urbana del área metropolitana) produce biogás, emprendedores privados fabrican nuevos artículos con “descartes” como las exclusivas carteras Modesta, bolsos urbanos realizados a partir de recortes de telas plásticas, no hay modelos repetidos en la combinación de los distintos recortes”.

Lo que es posible transformar puede continuar su vida útil, reinventado.

La Sachetera es una ONG que confecciona mantas impermeables con sachets de leche, crema, o yogurt abiertos, bien lavados que se unen con costuras hechas con  máquinas de coser domésticas.

Si el  nuevo paradigma es “imitar a la naturaleza” es claro que conviene reconsiderar todo el proceso productivo desde la obtención de la materia prima, la cadena productiva,  qué se utiliza, qué se reutiliza y si se puede reciclar.

La necesidad de implementar la economía circular 

 

“Muere lentamente quien no viaja,

quien no lee, quien no escucha música,

quien no halla encanto en sí mismo.

 

Muere lentamente quien destruye

su amor propio, quien no se deja ayudar.

 

Muere lentamente quien se transforma

en esclavo del hábito,

quien repite todos los días los mismos

senderos,

quien no cambia de rutina,

no se arriesga a vestir un nuevo color

o no conversa con desconocidos.

 

Muere lentamente quien evita una pasión

y su remolino de emociones,

aquellas que rescatan el brillo en los ojos

de los corazones decaídos.

 

Muere lentamente quien no cambia de vida

cuando está insatisfecho con su trabajo o

su amor,

quien no arriesga lo seguro por lo incierto

para ir detrás de un sueño,

quien no se permite al menos una vez en la

vida huir de los consejos sensatos…

!Haz hoy!

!Arriesga hoy!

!No te dejes morir lentamente!”

Poema  con autor cuestionado tal vez  ¿Pablo  Neruda?

 

Alquiler y  bienes tomados como “prenda”.

 

Nos da placer comprar, tener, acumular.

Pero por qué no elegir que un bien sea “nuestro” por usarlo pero que siga perteneciendo a la empresa que lo fabricó como una plancha, un lavarropas o las difundidas bicicletas que se pueden tomar de paradores y por poco dinero o hasta gratis  usarlas y  dejarlas, para que otro la vuelva a usar.

Los envases en la economía circular 

 

La utilización de envases reciclados se difunde a paso firme como ocurre con los de vidrio retornables, que pueden “circular” en uso por más de 50 años, ahorrando mucho $ en el proceso productivo, ni hablar de la energía que se economiza, evitando la quema de combustible de origen fósil.

Igualmente hay que considerar que la energía necesaria para fundir arena con cal no es la misma que se necesita para fundir vidrio molido.

Los envases de plástico PET también son protagonistas de la economía circular, pero deben aceitarse los eslabones de esta cadena para que aquellos que las consumen puedan llevarlas a plantas de reciclado o haya personas que las junten y las acerquen a las fábricas.

Los municipios como en el que vivo ha instalado un quiosco en la plaza central y todos los días reciben las botellas plásticas.

Los envases tetra brik de la empresa Tetra Pack que muchas escuelas reciben, son incorporados como nuevos bienes.

Por mes retiran de los establecimientos educativos los envases lavados y dejan a cambio, de acuerdo a los kilos recuperados hamacas, toboganes, chapas para techos, casitas para patio de juegos, placas para separar ambientes, pallets, etc  que “contienen los envases” con una nueva vida útil.

Datos sobre el consumo desmesurado de recursos

 

Quisiera aprovechar el presente artículo de Yiyi Naser, una “Quijote ambiental” para precisar que:

En la actualidad y va en incremento, necesitamos los recursos naturales equivalentes a 1,4 planetas Tierra.

¿Aplica lo que manifestamos de producir cuidando el planeta o aplicamos las funciones de la economía circular?

¡Para Nada!

Va otro ejemplo, si todos los habitantes del planeta consumiríamos al igual que un ciudadano norteamericano necesitaríamos más de 4 planetas Tierra.

Si gustas leer más al respecto puedes hacerlo en “La Bancarrota Ecológica“.

Con esos niveles de consumo, el planeta no puede satisfacer nuestra voracidad, sin dudas.

Surge la pregunta del millón:

¿Por qué seguimos de brazos cruzados esperando lo posiblemente fatal?

Hay que producir cuidando el planeta

 

Es una perogrullada decir que la situación ambiental es grave, pero ni así modificamos nuestro estilo de vida.

Tenemos líderes que no creen en la realidad del cambio climático de origen antrópico como otros que pese a estar  debidamente informados no mueven un pelo.

Pero, hay grandes excepciones como lo es el presidente de Francia, Canadá, Alemania, y hasta China que sí quieren disminuir la dependencia por los combustibles fósiles reemplazándolos con energías alternativas, limpias y renovables.

[Nota del editor]

Recapitulando sobre producir de la mano del ambiente

 

Evidentemente el consumidor es el eje central de la reconversión económica ya que a través de un nuevo “contrato social” debemos considerar el eslabón social y ambiental en los bienes que compramos.

Debemos reclamar al Estado políticas ambientales firmes y apoyarlas cuando existen.

Los estímulos impositivos a empresas que incluyan la equidad social, leyes que regulen  el uso de aceites usados a gran escala por los establecimientos gastronómicos para su recolección y reutilización como combustible sirven como ejemplo.

Lectura sugerida: “Las 8 eres del reciclaje”.

Desde ya que la educación ambiental vuelve a ubicarse como protagonista de los cambios por su propia dinámica creativa y emprendedora en contacto con niños y jóvenes.

Los ministerios o las secretarías de Ambiente coordinan con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) asesoramiento en el programa Basural Cero que regionalmente asiste a las comunas en la disposición de residuos para que al 2023 prácticamente el 100% de los habitantes estén involucrados en la separación adecuada de la basura.

 Invalorable el aporte periodístico de Silvia Stang.

¿Y Usted qué opina?

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

6 comentarios:

  1. Así es Yiyi, bien por todos que incorporaste el aún “nuevo” concepto de economía circular. Irá cobrando mucha fuerza en el futuro inmediato, de eso estoy seguro.

    Un gusto leerte.

    Santiago Sumon

  2. La cultura del reciclaje es dificil que sea asumida por una sociedad que no tiene conciencia ambiental, quizá la implementación de las plantas que convierten la basura en energía limpia y que traen su propio sistema tecnológico de separación de residuos, ponga freno a la contaminación emanada de los basureros a cielo abierto que existen por miles en el mundo.

  3. Pingback: Botellas de plástico compradas por minuto: Un millón

  4. Gisela Delgado Ibarra

    Creo que la cultura del reciclaje es posible pero debe existir un compromiso por ambas partes el consumidor y quien reutiliza, por ejemplo en mi país Chile el reciclaje es bajo, pero en la actualidad se pueden ver puntos de reciclajes de vidrio, papel, y envase tetra pack en las ciudades, la gente coopera pero la empresa que retira no va en tiempo adecuado por lo tanto estos puntos se comienzan a llenar demasiado y se convierten en basural.

    • Gisela, bienvenida al blog y gracias por tu comentario.

      Lamento lo que sucede en tu país, pero siquiera la gente hace el intento. Habrá que seguir presionando para que el ciclo se cierre.

      En otros lugares es patética la situación. No existe cultura de reciclaje y mas bien la gente convive con vertederos clandestinos muy cerca de las viviendas precarias.

      En otros casos, muy pocos separan, clasifican los residuos, los dejan para que sean recogidos por los camiones que los vuelven a mezclar.

      Sin consciencia ambiental y educación no vamos a avanzar.

      Saludos,

      Marcelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • – Más Artículos Relacionados –