Qué es el Desarrollo Sostenible: Aspectos más Importantes

¿Qué es el Desarrollo Sostenible y su relación con el cambio climático y el medioambiente?

 

Al “Desarrollo Sostenible” entendido como propuesta conceptualizada de medios gubernamentales, se le es posible definir de múltiples maneras. Por una parte, es en sí mismo un modo de pensamiento socioeconómico que busca el equilibrio entre la producción y el consumo.

qué es el desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible permite “aprovechar” nuestros recursos de manera racional.-

Desde este punto de vista se busca crear una sociedad menos agresiva para con los procesos de recuperación medioambientales.

Por otra parte, es una metodología que surge como respuesta a la preocupación por el desequilibrio que las actividades científicas acarrean.

La polución causada como consecuencia de estas es vista como un problema que se intenta dar por solucionado.

“No podemos concebir la mejora de la calidad de vida sin incorporar, y aquí viene el artículo: “El Desarrollo Sostenible, sin la misma no hay esperanzas de nada”.

Se intenta traducir por tanto al propio capitalismo en términos de aprovechamiento capaces de reinventar a los habituales sectores económicos.

Como tercer aspecto también se entiende como un conjunto de planeaciones y metodologías teorizadas por los representantes del primer mundo durante las últimas décadas.

Realidad que constituye una responsabilidad y objetivo para dichas organizaciones durante la llegada del futuro próximo.

Sin embargo, a óptica de la ecología actual, único sector capaz de unificar las tres conceptualizaciones ya propuestas dicha realidad es diferente.

El “Desarrollo Sostenible” no es más que una idea teorizada que aún le falta mucho camino para ser llevada a cabo totalmente.

Sin embargo, al mismo tiempo se argumenta ser la clave para la construcción del mundo armonizado que se intenta materializar.

Con el propósito de determinar la viabilidad de muchos de sus planteamientos, hemos preparado al presente artículo. Este tTexto en el cual además se pretende más que nada hacerte saber que será solo a través de tu participación que se alcanzaran estas metas.

Realidad la cual más que solo ser alcanzada merece ser mantenida y prongada hasta que esta no sea más que una nueva forma de subsistencia.

Autor: Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Diferencias entre sostenibilidad y sustentabilidad

 

¿Porque es importante conocerlas?

Definir la manera en como la sociedad debe aprender a relacionarse con los recursos no ha sido para muchos estudiosos tarea sencilla.

Los dos términos relacionados “sostenibilidad” y “sustentabilidad”, constituyen vocablos los cuales han sido confundidos desde siempre.

“Es necesario pues devolverles su significado correcto para poder realizar un tratamiento y análisis justo de lo que el presente artículo tiene por objetivo.

La diferencia entre ambas designaciones es posible ser establecida en base a la diferenciación existente entre la “eficacia” y la “eficiencia”.

En la primera, todos los procesos están orientados al cumplimiento de objetivos netamente de un restringido marco temporal.

¿Qué es el desarrollo sustentable?

 

Así el “Desarrollo Sustentable”, se entiende como la búsqueda de medios para resolver problemas de naturaleza centralizada y particular.

Cumpliendo con metas aunadas a los intereses de un determinado grupo o sector en un periodo de tiempo considerable.

La sostenibilidad sin embargo, considera que la misma manera sea caracterizada como una propiedad intrínseca al medio a estudiar.

A través de la cual se pueda reintroducir en un sistema que adopte a dichas propuestas como un elemento más de su propio funcionamiento.

La página web de la Asamblea General de las Naciones Unidas, argumenta la necesidad de abordar dicho concepto de manera extensiva.

Se pretende que la “sostenibilidad” tenga en consideración a las “generaciones futuras” y que la actual extracción de recursos lo favorezca.

Fomentando una cultura de aprovechamiento y consumo capaz de respetar los límites naturales y que a la vez satisfaga a los requerimientos sociales.

Como se procederá a ser analizado en los párrafos posteriores, toda esta coyuntura conceptual tuvo su origen en 1987.

En el marco de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas y la publicación del llamado Informe Brundtland.

Una reforma a partir de la cual se intentó crear un nuevo movimiento alternativo, que actuara de forma más ecologista en oposición al “desarrollo habitual”.

Los Tres pilares del Desarrollo Sostenible y su importancia

 

El “Desarrollo humano” como idea es producto de una mentalidad consumista y comercial, tal que busca cumplir con satisfacer a dichos principios.

Sin embargo, hasta hace poco se debió rebatir esa forma de pensamiento ya que no incluye la limitada capacidad que el ecosistema posee.

De esta forma, tras la proposición de este nuevo concepto se tuvo que explicar una manera en la cual ambas partes fueran beneficiadas.

Es a partir de este racionamiento que se establece la “Teoría Tripartita del Desarrollo Sostenible”.

Ese postulado que establece como fundamento de la comerciabilidad actual a tres pilares fundamentales: El aspecto económico, social y ambiental.

Con la prioridad de cumplir con los Objetivos Globales del Desarrollo Sostenible,  esto es explicado Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en su página web, UNDP.

Allí se argumenta lo imprescindible que resulta la aplicación de dicho dinamismo para las empresas, asociaciones y escuelas.

En lo que respecta a la dimensionalidad económica, se busca transformar a dichos recursos en sistemas rentables de trabajo.

La productividad que cada uno de estos sostiene se fundamenta en el logro de la autorrealización empresarial.

En el aspecto social se intenta equilibrar los objetivos y aspiraciones del consumidor, satisfaciendo sus necesidades equitativamente.

Aquí es donde se encuentran involucrados los elementos conformantes del sector terciario y que apañan a las vicisitudes más humanas.

La disponibilidad de comida, alimento, agua, vestido, casa y educación se encuentra involucrada en cada uno de ellas.

Por tercer y último pilar de la sostenibilidad, se encuentra su marco ambientalista, razón de ser toda esta metodología en consideración.

Para lograr ejercer ello, primeramente debe reconocerse que los elementos están imbuidos dentro de un parámetro finito de actuación.

Los nutrientes y recursos del medio deberán por tanto no ser extraídos a un ritmo mayor al cual su proceso de regeneración le permita ser consumidos.

El desarrollo sostenible y sus orígenes a mediados del Siglo XIX

 

Si bien el “desarrollo sostenible” hasta el presente existe solo a manera de planeación, su fundamento aparece desde la Revolución Industrial.

Durante los años 1930, se dio el auge del capitalismo, fenómeno ocurrido mientras el mundo se recuperaba de la Guerra.

“La producción intensiva de bienes y transportes sentó las bases para el inicio de la polución de hoy en día”.

Había que esperar hasta los 1970 cuando el primer mundo finalmente pusiera en marcha planes para contrarrestar dichos efectos.

Una modalidad de trabajo que dio por sentado al origen de todas las metodologías conservacionistas las cuales hoy intentan implantarse.

Sin embargo, dicho proceso no fue fácil.

Su planeamiento comenzó desde la identificación del factor humano como causa del agotamiento.

La pérdida de biodiversidad, junto con el estudio de los diferentes daños ambientales señaló al consumismo como el principal culpable.

Socialmente se identificó a los países desarrollados como principales víctimas de los diferentes deterioros ambientales.

Conclusión que reveló la necesidad de contar con un patrón productivo más considerable, capaz de distribuir los recursos más equitativamente.

Claro indicio entre el exacerbado consumismo al cual la naturaleza lleva siendo sometida durante más de doscientos años.

La opinión pública también ha jugado en favor a la toma de acciones para la resolución de dichos problemas.

 

qué es el desarrollo sostenible y por qué es importante

La dependencia por el petróleo nos lleva a agravar el cambio climático. Hay que apostar por las energía renovables.-

 

Durante los últimos treinta años, se han suscitado diferentes catástrofes, que han dejado ver la peligrosidad de nuestra industria.

La presión social resultante ha motivado la creación de entidades que buscan revertir el impacto ambiental del hombre al ecosistema.

Su finalidad no ha podido pasar desapercibida para importantes gobiernos, los cuales están involucrados en acciones responsables para un mundo más verde.

La Evolución del Desarrollo Sostenible y sus diferentes propuestas desde 1960 hasta la actualidad

 

A partir de 1960 las iniciativas para el equilibrio han tomado mayor pragmatismo en cuanto a su ejecución se refiere.

De forma prevista a las reformas del siglo, estas se han materializado de cara al mercado global a manera organizacional.

Una de las primeras corporaciones en ofrecerse a la creación de un entorno más “sostenible”, fue “El Club de Roma”.

Posteriormente en Estocolmo la Primera Cumbre de la Tierra, con la cual le daría importancia mundial al citado tema.

Seguido a ello fueron publicados múltiples informes que hicieron de dominio público las principales dimensionalidades del problema.

Uno de ellos fue el informe Global 2000, publicado por el Consejo de Calidad Medioambiental de Estados Unidos.

Sus aportes hicieron referencia a la importancia que tiene el mantenimiento de la biodiversidad en múltiples biomas.

Más recientemente la Asamblea General de la ONU, también tomó parte en campañas de Desarrollo Sostenible.

En 1984 se llegó a celebrar la primera gran Comisión Mundial de Medio Ambiente orquestada por esta misma institución.

La Segunda Cumbre se hizo esperar hasta el año de 1992 en Rio de Janeiro. Allí nació la Agenda 21.

El año 2000 fue muy importante gracias a la publicación de la “Carta de la Tierra”.

De forma previa el “Protocolo de Kioto” había ya sentado las bases para la cooperación internacional.

Hoy en día, sin embargo, múltiples esfuerzos continúan intentando dejar en claro estas intenciones.

Su visión ha sido y logrado ser globalmente compartida rasgo que le asigna un peso muy importante.

El futuro éxito de las mismas estará condicionado por el aporte que personas como tú sean capaces de brindarle.

Técnicas para una agricultura biosustentable:

El primer paso para un mundo más verde

 

Para no pocos especialistas, la ejecución de los planes de sostenibilidad deferirá dependiendo del sector económico en el cual sean aplicados.

Respecto al “sector primario”, relacionado con la producción y cultivo de alimentos su puesta en marcha representa un gran desafío.

Debido a su naturaleza de impresindibilidad, es pues que la agricultura se enfrenta a una alta demanda la cual deberá satisfacer.

Los últimos avances tecnológicos su materia han puesto en irremediable peligro al ecosistema.

El uso de plaguicidas junto con la explotación de suelos, han mermado la capacidad productiva del sistema notablemente.

Para contrarrestar justamente dichos efectos, los especialistas se hacen enfoque sobre tres de sus áreas principales.

Se tiene en cuenta, el acceso a las fuentes de agua, la capacidad de producción y al uso de químicos.

En primera instancia, no todas las fuentes de agua poseen el caudal suficiente para regenerarse al ritmo deseado.

La solución consiste en el estudio de análisis previos de su capacidad natural de regeneración.

Hecho tras el cual podrán ubicarse cada tipo de cultivo según la capacidad propia de la fuente del cual se abastece.

Respecto al volumen poblacionario, actualmente se encuentran leyes de control sobre el uso prolongado del cultivo intensivo.

A través del blog especializado Natura Medio-Ambiental, y su “Bibliografía sobre Desarrollo Sostenible”,  es posible conocerlas.

Los “Mecanismos legales para la defensa del medio ambiente y el Informe Sostenibilidad en España” forman parte de ellas.

De igual manera sobre los fertilizantes empleados se intenta reducir la proporción sobre la cual estos son utilizados.

Estos, además de fomentar la formación de lixiviados, afectan al desarrollo de la capa de ozono ya establecida en la estratosfera.

¿Cómo se pueden hacer más sostenibles las actividades productivas y de servicios?

 

La obtención de materias naturales, no es en sí misma el mayor factor de riesgo para el ecosistema.

Los análisis indican que los procesos de transformación, consumo y desecho de sustancias generan un mayor número de contaminantes.

Razón que motiva a los gobiernos a aplicar los planes de la sostenibilidad sobre este sector con urgencia.

En este caso los factores involucrados se encuentran relacionados directamente con el plano social.

Entendiéndose esto como una asociación que existe tanto fuera como dentro de las principales gamas de la industria.

La industria textil como ejemplo de aplicar el desarrollo sostenible

 

La industria textil hoy en día se encuentra realizando grandes avances en dicha materia.

Un paso importante en ello es la incorporación de fibras biodegradables no agresivas para el ecosistema.

Se ha reducido también el uso de prendas a base de pieles de animales y de especies exóticas en peligro de extinción.

Las mismas empresas han optado por nuevas técnicas de comercialización, que fomenten el uso y consumo responsable cada una de estas.

La intención es crear una acción simultánea de consumo respecto los parámetros buscados de agricultura ecológica.

Por último también se toma en cuenta la rama de servicios que involucra al tratamiento de desechos.

La existencia de un pobre sistema de tratado de desechos, es el causante de su acumulación en las principales ciudades del mundo.

Con la puesta en marcha de diferentes planes de reciclaje, remoción y compactación de residuos se espera reducir el problema.

Si la mayoría de compuestos desechados pueden ser reutilizables, ello representaría un grado menor de exigencia para con los agentes productivo.

Con ello vendría también la reducción y ahorro de energía en todos sus procesos de obtención y transformación.

La “Nueva Revolución” en los sistemas de transporte: Un reto que aún falta por completar

 

Los vehículos automotores, cara más representativa de la revolución industrial, constituyen el tercer sector que desea ser trabajado por estas.

Básicamente con un sistema vehicular responsable de más del 80% de emisión de gases de efecto invernadero (GEI), un futuro sostenible seria poco materializable.

La necesidad de nuevas tecnologías energéticas menos contaminantes no solo resulta inevitable sino también urgente.

Entre los esfuerzos por encontrar substitutos a los combustibles tradicionales se encuentra la utilización de vehículos eléctricos.

Esta acción que va se encuentra siendo implementada en múltiples países centroeuropeos.

No dejes de leer: ¿Qué es el cambio climático y el calentamiento global?

Otra de las propuestas empleadas para el logro de dichos objetivos es la substitución del combustible hidrogenado por el reconocido biotanol.

Sus orígenes netamente orgánicos, permiten que el transporte obtenga una “huella de carbono” menos agresiva.

La empresa consiste en generar gasóleo desde compuestos como el maíz, y desechos orgánicos.

La tecnología necesaria para la obtención de dicho compuesto existe actualmente de forma primaria.

Las reformas necesarias para su auge solo competen al sector referente a su potencial rentable y competencia frente a su comercialización.

Numerosas compañías también se encuentran sacando ventajas del potencial de energías como la solar y la eólica.

El tráfico del futuro buscará por tanto estar sustentado sobre la utilización de celdas solares y/ paneles fotosensibles.

Sus modelos de acción corresponden a los usados por los equipos de monitoreo satelital.

Se espera que el tráfico aeronáutico evolucione en dicho sentido llegado a comercializar modelos como el Solar Impulse.

Su intención es consolidar al uso de la energía limpia de forma prolongada, hasta el punto de volverla así totalmente “sostenible”.

El futuro del desarrollo sostenible y su relación con el progreso de la sociedad Latinoamericana

 

Estadísticamente, se sabe que la región latinoamericana constituye solo un pequeño porcentaje del aporte neto global referente a la polución.

Esto a pesar de ser una realidad poco significativa para el desequilibrio, constituye un hecho que debe ser tomado en cuenta.

Los ambientalistas toman este hecho como un argumento más para promover entre las naciones latinas al “desarrollo sostenible”.

Su intención es dirigir a la emergente sociedad a un plano sostenible de forma previa antes del alcance de su inmediata consolidación.

En base a esto, pues es que se ha formulado la existencia de múltiples programas, que tanto social como políticamente buscan su aplicación.

“En pocas palabras se intenta evitar que Latinoamérica tenga el mismo efecto contaminante que desarrollaron las naciones del primer mundo”.

Los movimientos de carácter ambiental están siendo aplicados por los gobiernos bajo dos perfiles muy definidos: El jurídico y educacional.

La UNESCO se ha encargado de promover dichas actitudes, llevando a las generaciones nuevas a preocuparse por el mantenimiento del ecosistema.

Bajo otras instancias está claro que varios de los biomas de importancia mundial se encuentran ubicados específicamente allí.

Un ejemplo de ello, es la selva amazónica, conocida como el “Pulmón del Planeta” víctima de la deforestación y quema indiscriminada.

El Blog Natura Medio-Ambiente ha iniciado medidas de concientización para la creación de actitudes sociales que auguren su conservación.

A través de los consejos ofrecidos en su artículo web, La Conservación de los Árboles y el Desarrollo Sostenible  se intenta concientizar a la población.

La importancia que sostiene la educación sobre el tema, será por tanto vital para la conservación de todas las principales masas arbóreas.

Conclusiones Finales: El Futuro Sostenible está en nuestras manos

 

Desde el punto de vista moral, lo que hasta ahora entendemos por “Desarrollo Sostenible” no puede considerarse solo como un conjunto de ideas.

La responsabilidad ética que el hombre posee para con su ecosistema resulta sencillamente irrevocable.

Resulta imposible negar que la sociedad es en sí misma la máxima representación de la única inteligencia capaz de transformar al mundo.

El control de los efectos nocivos que esta acarrera recae más que en sus gobernantes, en sus propios integrantes.

Poseen por tanto un gran valor todo aquello relacionado con las aproximaciones biológicas y el activismo social ambiental.

La educación ambiental contempla el desarrollo sostenible

 

La cultura es hasta ahora el factor que se teoriza garantizara la adopción de todos los sistemas sustentables.

Su propagación está condicionada por la visión que la sociedad tenga sobre esta.

Para algunos, el crecimiento tecnológico se ha distanciado notablemente del modo conservacionista original.

Los detractores proponen que dicha motivación propone un retorno a los medios de producción básicos.

Sin embargo, como argumentan muchos ambientalistas especializados la realidad de un mundo equilibrado no es imposible.

Lectura sugerida: La educación ambiental y la curricular escolar”.

A través de la democracia, la participación popular y el cooperativismo, es uno de los pequeños ejemplos de superación ambientalista.

La transición entre un modelo consumista y uno sustentable estará marcada por el grado de adaptabilidad social que sea presentado.

El primer paso para ello estará condicionado por el uso regulado de los materiales no biodegradables que actualmente son empleados.

Posteriormente se espera que la humanidad supere su dependencia a los hidrocarburos que son usados desde hace ya mucho tiempo.

 Aplicar el desarrollo sostenible no es opción

 

Hemos sido testigos que, en 2017, el 2 o 3 de agosto, más o menos, la humanidad (nosotros) terminamos con todos los recursos renovables que el planeta Tierra podía darnos.

Desde agosto hacia delante la humanidad vive en déficit ecológico.

¿Te das cuenta de la gravedad? Mejor te explico más.

Debido a nuestro modelo de consumismo “salvaje”, somos como “langostas”, depredamos lo que encontramos, somos adictos a los fósiles, el gas natural, el petróleo y el carbón son nuestras fuentes de energía principales, pero ya se ha explicado que son las mayores generadoras de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Recuerda que a más GEI los impactos negativos del cambio climático serán mayores. Daños en vidas humanas, a la flora y fauna, a la infraestructura … a la vida misma.

Personalmente me encanto leer al papa S.S. Francisco cuando reitera que este modelo no es sostenible. Y no lo es, porque necesitar los recursos de 1,7 planetas para satisfacer nuestra demanda es suicida.

Lee: “El planeta se declara en bancarrota ecológica”.

Bono para aplicar el desarrollo sostenible

 

El conjunto de buenas acciones que van a favorecer la calidad de vida a la par que preservará el medio ambiente garantizando las condiciones de vida adecuadas para las futuras generaciones (básicamente es el concepto de desarrollo sostenible), son de aplicación inmediata o al menos deberían serlo.

Me permito invitarte a leer el artículo con más de 60 consejos ambientales para cuidar el planeta y ahorrar dinero. Está imperdible.  

Todo ya ha sido dicho, ya tienes todo el conocimiento sobre el tema y resta que pongamos en práctica los que aprendimos y nos esmeremos para que el desarrollo sostenible sea una “medida obligatoria” de todo plan, acción, gestión pública o privada, en fin. Que rija en todos los esquemas posibles.

Ahora es tu turno, dale que podemos enriquecer esta entrada con tus comentarios y observaciones.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente. Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales. Bienvenido.

Un comentario:

  1. Pingback: Lista de las 10 ciudades más ecológicas del año 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*