Qué son los huracanes y las tormentas tropicales

Qué son los huracanes y las tormentas tropicales

 

Cada año somos testigos de los grandes fenómenos climatológicos como lo son los huracanes y tormentas tropicales los ciclones y los tifones.

No hay año o temporada de huracanes que no reporte la presencia inmensa del fenómeno climático, acallándonos ante la inmensidad de los mismos.

Los huracanes Sandy, Katrina, Isabel, Matthew, son solo algunos nombres que retenemos en la memoria y nos traen recuerdos sombríos del daño que éstos causan a lo largo de la trayectoria, generalmente de muerte y destrucción.

qué es un huracán y una tormenta tropical

Imagen satelital del huracán “Isabel” en la costa Este de EE.UU. Duró entre el 6 – 20 de septiembre de 2003 y se lo considera el más destructor. Cortesía: Pixabay.com

Para empezar con el importante articulo, nos vamos a preguntar lo básico:

¿ Sabes qué son los huracanes y las tormentas tropicales ?

 

Todos los años, generalmente durante los meses de Junio a Noviembre, las condiciones climatológicas sobre los océanos del mundo pierden estabilidad dando origen así a las tormentas más potentes que puedan haber.

Es la temporada de huracanes y en esos meses suceden los colosos climatológicos.

“Conocidos bajo los términos de “ciclones”, “tifones” o “huracanes tropicales”, este tipo de perturbaciones atmosféricas tienen la capacidad de generar vientos de hasta 240 km/hora”.

Una característica con la que son capaces de destruir ciudades completas, y de reducir países enteros a solo ruinas, caos y montañas de escombros.

¿Cómo se crean los huracanes?

 

Su asociación con las zonas tropicales es evidente, pues su gestación y posterior ciclo de vida depende en gran medida del calor que sube del océano, y que funciona como combustible del mismo.

Un acontecimiento definido por los climatólogos como “bucle de retroalimentación negativa” y que tiene por ámbito a las regiones del Atlántico, Pacífico e Indico.

“A nivel mundial, se estima que la energía liberada por el océano tiene la capacidad de producir un total de 80 tormentas de diferentes en su totalidad.

Cada uno de ellas con el potencial de liberar unas 200 veces más la energía que la humanidad es capaz de producir y consumir en tan solo un año”.

Hemos creado el presente artículo con el propósito no solo de informar, y alertarte sobre sus consecuencias, sino de revelar su auténtica y necesaria naturaleza.  

Siendo su función más básica la de refrigerar, controlar y equilibrar la concentración del calor en el océano.

Un proceso químico de termorregulación neta, sin el cual, la existencia de múltiples formas de vida en la tierra sería un hecho totalmente imposible.

Por Marcelo Moscoso Pantoja, consultor ambiental (@pmmoscoso) y Abraham José Nuñez Guzmán, ambientalistas.

Los huracanes y su relación con la cultura precolombina y popular

 

A lo largo de la historia, diferentes han sido los nombres que utilizados por múltiples culturas alrededor del mundo para describir al mismo fenómeno climático.

Su poder, altamente destructivo no siempre estuvo en consonancia con las directrices de la ciencia, por lo que numerosos pueblos procedieron a dotarles de connotaciones religiosas.

Interpretación que ocasiono el origen de los términos utilizados para su descripción, y que aún subsisten en tiempos actuales.

Específicamente la palabra “Huracán”, no se trata de una interpolación al moderno español de la palabra “hunracan”, que en el antiguo maya se traducía como “ser de una sola pierna”.

Los “Hurakan” era un dios reptiliano

 

De acuerdo con las antiguas creencias mexicas, “Hurakan”, era el nombre de una deidad reptiliana, descrita habitualmente portando una corona y un báculo humante, de aspecto similar a una antorcha.

“La mitología ancestral, dotaba a este ser de un inmenso poder sobre los vientos y el océano, argumentando que su ira era la causante de que se enviara sobre la humanidad a las devastadoras tormentas tropicales”.

Al otro lado del mundo, en regiones como los países asiáticos de China, Japón y demás republicas de Oceanía, el nombre utilizado “Tifón”, tampoco escapa de connotaciones diferentes.

¿Qué es un Tifón?

 

De acuerdo con las antiguas creencias griegas, el iracundo dios “Tifón”, último hijo de la tierra Gea, se revelaba como un auténtico enemigo del supremo Zeus a quien intento destruir utilizando múltiples tormentas.

Hoy en día, los huracanes mismos continúan siendo considerados como la expresión máxima del poder de la madre naturaleza, nada cercanos a una realidad mística o espiritual.

tifon, huracanes y tormentas tropicales

El tifón Maysak llegó a tener la categoría 4; la máxima, sobre Filipinas. Sucedió entre 26 de marzo de 2015 – 7 de abril de 2015. Cortesía: Pixabay.com

Verdaderos acontecimientos de vital importancia y destrucción, cuyo advenimiento no puede hacer más que subyugar a una indefensa humanidad que todavía debe aprender a convivir con ellos.

Adaptando forzosamente sus estilos y modos de vida para así favorecer íntegramente su tenaz y más óptima supervivencia.

¿Cómo se forman los huracanes y las tormentas tropicales?

 

Dada su misma naturaleza, el proceso por el cual un ciclón tropical tiene su formación, viene dado por una conjunción de factores vitales para la total sustentación de un sistema de baja presión atmosférica.

Elementos como una temperatura oceánica apropiada, una atmosfera tropical húmeda e inestable, la rotación de la tierra y los vientos alisios son los ingredientes que año a año contribuyen a su formación general.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) a través de su página web, nos ofrece un detallado cuadro de este intrincado proceso.

Los climatólogos describen como “ciclo génesis”, al proceso de formación de una zona de baja presión y a la posterior conversión de esta en un ciclón tropical consumado.

La temperatura es un factor importante 

 

La temperatura oceánica es el primer factor elemental, que convierte a la región intertropical del ecuador en un explosivo coctel propicio para la generación de este tipo de perturbaciones.

“El calor del sol durante los meses de verano contribuye al fortalecimiento del rango de evaporación de las masas oceánicas ubicadas en latitudes inferiores, con lo cual la atmosfera de los mismos incrementa su inestabilidad”.

Una troposfera más húmeda equivale a un mayor riesgo de formación de tormentas, que alrededor del límite del ecuador africano, entran en contacto entre sí, a medida que se alimentan del mar.

Las zonas de baja presión resultante, actúan como una especie de imán, atrayendo múltiples tormentas hacia sí, provocando lo que se conoce como “depresión tropical”.

Si la temperatura del océano se mantiene a un valor constante de 27,7 ºC, se forma un “bucle de retroalimentación negativa” ya que el aire frio expulsado por esta ingresa en el sistema nuevamente.

La formación del ciclón final vendrá tras la presencia del fenómeno conocido como “Efecto Colioris”, en el cual la rotación de la tierra provoca el giro del fenómeno.

Una propiedad directamente responsable de su forma espiralada y de la presencia de un “ojo” central, una “pared” destructiva en torno suyo y un periférico sistema de bandas de lluvias circundantes.

Principales diferencias entre huracanes, depresiones, ciclones y tormentas tropicales

 

Comúnmente, al ser fenómenos climáticos emparentados, los términos huracán y depresión tropical tienden a confundirse en el vocabulario popular actual interpretándose como si ambos fuesen equivalentes.

No obstante su utilización amerita un estudio más cuidadoso y detallado de la mecánica atmosférica, con lo que se hace imprescindible la presencia de múltiples elementos para poder diferenciar las características de un sistema intertropical de otro.

La escala para medir la “fuerza” de los vientos

 

La escala de Saffir Simpson utilizada por el Centro Nacional de Huracanes en Estados Unidos de Norteamérica es la encargada de medir y clasificar la potencia de los huracanes es desde 1983.

Es el mismo código el que regula la diferenciación básica entre un “ciclón” y una “depresión” basándose únicamente en el criterio de la potencia de los vientos ocasionados.

Toda perturbación atmosférica cuya velocidad de los vientos, supere los 119 km/hora será considerada como un “ciclón” o “huracán” oficial.

En dicho caso la categoría asignada corresponderá a la más baja de la jerarquía correspondiente al número 1, no obstante ello no le impedirá prescindir de dicha titularidad.

De esta manera, todo sistema tormentoso cuyo valor sea inferior a esa medida pasara a designarse bajo el nombre de “tormenta tropical”.

Una inestable asociación de tormentas cuyo rango de viento máximo oscilara desde los 63 a los 117 kilómetros por hora.

Visto desde otra perspectiva, quizá sea cierto que cada uno de los términos usados es parte del mismo proceso térmico en sí.

Pero también es cierto, que no todas las etapas del mismo llegan siempre a completarse.

Gracias a las investigaciones de agencias internacionales sabemos que del proceso de formación de tormentas tropicales anual, solo pasa a ser ciclones un promedio del 58%.

La Temporada de Huracanes y las regiones susceptibles

 

La temperatura del océano, componente fundamental para la supervivencia de esta clase de inestabilidades es un factor que a su vez depende de los cambios estacionales y la cambiante posición de la tierra respecto al sol.

A nivel mundial dichos factores ha hecho que solo seis regiones en el mundo sean las únicas áreas oceánicas capaces de servir como una incubadora para las tormentas que se ocasionan.

Dichos sectores comprenden:

 

  • La zona del atlántico norte,

 

  • el océano pacifico preferiblemente las zonas sureste y noreste, cerca  de las costas australianas,

 

  • y finalizando con las regiones del Océano Indico al norte y al sur.

 

La temporada de huracanes es así un concepto cuya magnitud depende de las características intertropicales y geo estacionales de cada área del mundo en particular.

“Normalmente han sido aceptado el mes de septiembre como el periodo de mayor actividad ciclónica, en contraposición a mayo el cual presenta la ausencia total de desequilibrios tropicales”.

Dentro de estos seis meses del ciclo anual, se reúnen todas las características que el océano necesita para mantenerse en actividad.

Un clima principalmente inestable con una gran cantidad de humedad presente y una alta reactividad ente sus elementos.

Al mismo tiempo, cada una de las temporadas ciclónicas de las citadas subregiones componen un sistema global todo unificado, en donde las masas de aire son el elemento encargado de la termorregulación integral de todo el planeta.

Los climatólogos han hecho hincapié en los incontables beneficios ofrecidos por estas tormentas, entre los que se encuentra la irrigación de zonas áridas, la dispersión de masas de aire turbulentas y el correspondiente enfriamiento del océano en general.

¿Cómo se bautizan los huracanes y los ciclones tropicales?

 

¿Cuál es el origen de sus sustantivos masculinos y femeninos?

A partir del año 1979, el Centro Nacional de Huracanes de los EE.UU ha hecho oficial la publicación de un total de seis listas de nombres de huracanes.

Dichas listas constituyen más que solo un sistema denominativo.

Es un patrón cíclico en el cual el uso de cada lista de nombres se repite consecutivamente en un periodo de seis años.

A continuación veamos qué nombres recibirán las próximas tormentas tropicales (que pueden derivar en huracanes) que sucederán de 2017 en adelante.

Nombres de tormentas tropicales para el océano Pacífico

 

ciclones tropicales en el Atlántico

Nombres de los ciclones tropicales para el Pacífico. Períodos 2017 a 2022. Fuente: NOAA

Nombres de tormentas tropicales para el océano Atlántico

 

nombre de ciclones tropicales

Nombre de ciclones tropicales para el Área del Atlántico. Fuente: NOAA

 

Dicha propuesta se aplica de manera similar en otras regiones del mundo, difiriendo tan solos en la longitud temporal de su mismo patrón.

La implementación de dicho sistema respondió a la necesidad de unificación y formación de un criterio mundial de catalogación y registro de este fenómeno.

Anteriormente se habían utilizado múltiples técnicas para su nombramiento, como la clásica ideología donde se responsalizaba de su bautizo a su climatólogo descubridor.

Datos más recientes de la NOAA, revelan que para el año 2020, se ha designado la utilización de la VI lista internacional, que incluye en su categoría nombres como Arthur, Marco, Nana, Omar y Paulette.

La misma al igual que el resto incluye un total de 21 nombres que alternan su género entre el masculino y el femenino.

Qué son los huracanes … trombas de aguas que se ven desde el espacio exterior y nos muestra el infinito poder de la naturaleza.  

huracanes y tormentas tropicales a lo largo de los registros

Distintas rutas de tormentas tropicales y huracanes desde. Fuente: NHC.-

Datos de las rutas desde 1949 para ciclones tropicales en el Pacífico y desde 1851 en el Atlántico.

Fuente: National Hurricane Center (NHC).

Por su parte en la región del pacífico, las listas de nombres recaen bajo la designación del Centro de Tifones de Tokio.

A pesar de que su metodología suele ser similar, las mismas varían siempre, en donde 14 naciones presentan la elección de sus nombres dependiendo del orden alfabético de cada una siguiendo siempre el criterio del idioma anglosajón.

¿Cómo sobrevivir ante la llegada de un huracán tropical?

 

Tan solo en Estados Unidos, los ciclones tropicales han sido responsables de la muerte del 59% de la población en el periodo de tiempo que va de los años de 1970 al año presente.

La totalidad de los casos de fallecimientos reportados por la misma acción, representan a las víctimas fatales de los efectos de las tormentas, comprendidos por el oleaje, los vientos, las muertes en alta mar, los tornados y causas indirectas.

Gracias al artículo web, Generalidades de los Ciclones Tropicales, publicado por la página web del Instituto de Meteorología de la República de Cuba, podemos obtener un cuadro más directo de los diversos efectos de los mismos sobre las costas.

Clasificación de los ciclones tropicales

 

  • Depresión tropical: Vientos máximos sostenidos menores a 63 kilómetros por hora.
  • Tormenta tropical:  ….. entre 63 a 117 kilómetros por hora.
  • Huracán: Vientos sostenidos superiores a 117 kilómetros por hora.

Los daños de los fenómenos naturales

 

Se menciona primordialmente al fenómeno de la “surgencia”, el cual no es más que una enorme masa de agua oceánica que la tormenta es capaz de enviar sobre la tierra y capaz de provocar inundaciones hasta 200 kilómetros tierra adentro.

Este ascenso repentino es provocado por las bajas presiones existentes en la zona inmediata a la periferia del ojo, la cual hace posible que se eleve la altura del nivel del mar.

Aunado a ello, la fricción de los vientos sobre el océano cercano, crea un oleaje ciclónico que el contrario de su fenómeno predecesor se presenta a un intervalo intermitente capaz de arrastrar miles de detritos y dispersarlos por el mar.

Como tercer arma de ataque se encuentra las “altas precipitaciones”.

Como sabrás todo ciclón está provisto de las famosas “bandas de lluvia” las cuales no son más que nubes de rápido crecimiento lateral.

Las mismas actúan como feroces pistones de ataque capaz de descargar un significativo volumen de agua sobre el terreno que se encuentra directamente sobre su trayectoria.

En el mar, las bandas de lluvia, provocan un sobrecalentamiento al provocar la condensación sobre el mismo océano.

Al llegar a tierra sin embargo, el ciclo se rompe y el sistema pasa a estar dominado por una retroalimentación positiva, con lo cual se produce su consecuente disipación.

Lectura para combatir la destrucción del medio ambiente: “Consejos para cuidar el planeta y no morir en el intento”.

Las categorías de los huracanes

 

CategoríaViento máximo sostenido (km/h)Daños
1118 – 153Mínimos
2154 – 177Moderados
3178 – 209Extensos
4210 – 250Extremos
5>250Catastróficos

Ahora que hemos aprendido sobre los famosos y temerosos huracanes, tormentas tropicales, ciclones y tifones, estamos conscientes que la fuerza de la madre naturaleza es “infinita”.

Más muertes por los colosos climáticos a medida que pasa el tiempo

 

La población del planeta está en franco crecimiento.

Millones de personas viven cerca de las costas de los océanos pacíficos, atlánticos, índico, por lo que la ocurrencia de un evento climatológico, sea un huracán, un tifón, una tormenta tropical causan daños materiales y humanos brutales. 

La ciencia y la tecnología hace lo que puede.

Sigue estudiando el comportamiento de los mismos pero hasta que se desarrolle un método totalmente fiable, la construcción de infraestructura y viviendas más resistentes, la respuesta inmediata a la llamada para la evacuación de zonas potencialmente a ser afectadas, son lo más factible.

Cuando se trata de destrucción, no hay diferencia entre países ricos y libres, recordemos la catástrofe de Katrina (2005) en Nueva Orleans – EE. UU o el tifón Haiyan (2013) en Filipinas. 

Por lo tanto, a medida que más personas sigan aumentando y viviendo en las áreas vulnerables, el problema estará in crescendo.

¿Y usted qué opina?

Deja tu comentario al respecto y espero que haya sido de tu utilidad el artículo de hoy sobre las interrogantes mas comunes sobre qué son los huracanes y las tormentas tropicales sin olvidarnos de los tifones y ciclones.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • – Más Artículos Relacionados –