El Reciclado de Neumáticos y sus ventajas para el Medio Ambiente

reciclado de llantas

Por la cantidad de llantas que utilizamos, su reciclaje debe ser obligación para todos.

 

El Reciclado de Neumáticos y sus ventajas para el Medio Ambiente.

 

A pesar de su relevancia para la sociedad mundial, el “neumático” por su escasa biodegradabilidad representa una amenaza al ecosistema.

Producto de un proceso químico denominado como “polimerización”, su estructura trae graves implicaciones para la estabilidad de múltiples biomas globales.

Su existencia misma, está condicionada por la necesidad que los seres humanos tenemos sobre el transporte y la comunicación.

Sin embargo, los procesos que conllevan a su elaboración, uso y desechado están siendo altamente cuestionados por innumerables organizaciones ambientalistas.

Las mismas han visto claramente el peligro que representan los llamados “cementerios de llantas” o repositorios de neumáticos usados.

Su presencia en ríos, lagunas y mares también es motivo de preocupación y alarma ante un modelo de consumo exagerado.

Una realidad condicionada por la creciente dependencia a de este tipo de  materiales y del amplio margen de la industrialización. 

 

reciclaje de llantas

Millones de llantas son desechadas cada año. Si no son debidamente desechadas se convierten en un problema ambiental.

 

Por Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente. Bolivia.

El alcance global de la industria automovilística durante los últimos doscientos años es el responsable de este tipo de problemas.

Estudios altamente cualificados han podido revelar a la deposición de estos de elementos como causa de muerte en especies marinas.

Por otro lado, su presencia en regiones terrestres ha sido asociada al desplazamiento animal y a la degradación arbórea.

El ser humano tampoco es inmune a dichas consecuencias a través de las cuales el polímero perjudica directamente su salud.

Se cree que los gases producidos por su combustión son importantes generadores de cáncer, pulmonía y deficiencias en la inmunidad.

Con el propósito de analizar las posibles soluciones existentes a este tipo de polución, hemos preparado el siguiente material.

Nuestra intención será informarte sobre el camino a adoptar para el control definitivo de estas situaciones de gran riesgo medioambiental.

El Neumático y su historia: Crónica sintetizada de un grave problema global.

 

La industria, entre sus más diferentes manifestaciones crea, construye y procesa todos los materiales necesarios para nuestra más óptima supervivencia.

De entre todos ellos, el neumático ha sido uno de los destacados representantes de todos estos cambios en la modernidad.

La tecnología que hizo posible la aparición de este invento posee en si misma raíces muy antiguas y netamente ancestrales.

El método de extracción de caucho natural era ya conocido desde épocas preindustriales, y su comercialización fue un acontecimiento inminente.

Mucho antes de la Primera Guerra Mundial y desde mediados de la década de los 1870 ya se le conocía.

Para ese entonces había sido un farmacéutico francés Apollinare Buchardartad, quien químicamente había sido capaz de reproducir artificialmente al compuesto.

Con el incremento en la producción de vehículos automotores la necesidad de contar con mayor cantidad de llantas fue creciente.

Debes leer también: “El reciclaje de basuras, mitos y realidades“.

A partir de allí el caucho sintético entro en juego, sin embargo, solo lo hizo a manera alternativa al original.

Para el estallido de la Primera Guerra Mundial, el papel que los polímeros representaban ya se encontraban claramente consolidados.

El salto final ocurre en 1935 cuando la escasez y los elevados precios colocaron al natural producto en notable desventaja.

A partir de la Postguerra las estadísticas citaban a Estados Unidos como el mayor productor de neumáticos a nivel mundial.

En la actualidad el uso del caucho  natural persiste, aunque en menor grado frente al uso de su versión procesada.

Durante el transcurso de las últimas décadas se estima que fueron procesadas en su totalidad veintiún millones de toneladas.

Cálculos permiten destacar que de ese total, solo un 58% pertenece a la rama de la acción petroquímica ya implementada.

Modo de empleo que en actualmente contrasta con el equilibrio ambiental y con la original motivación con que fue desarrollada.

¿Qué tan nocivas resultan ser las llantas para el ecosistema? 

 

La peligrosidad que cada neumático posee sobre el medio va mucho más allá de su estructura química e industrial composición.

Los estadistas se han enfocado en definir el grado de impacto ambiental de estos basándose en tres fases de uso.

La página web, Motor Pasión en su artículo: ¿Cómo afectan los neumáticos al ambiente?describe dichas razones de forma detallada.

En primera instancia, su fabricación y refinado, consiste en un conjunto estratégico que involucra a un sin número de contaminantes.

Entre ellos se cuenta al reconocido monóxido de carbono, los bifenilos policlorados (PCB) y varios compuestos derivados directamente  del azufre.

“En lo que respecta a su utilización, las llantas están directamente relacionadas con el aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el GEI más importante a la hora de hablar del cambio climático de origen humano.

Este factor se encuentra asociado a la fricción, resistencia o tracción que presentan durante su trabajo sobre el asfaltado urbano.

Esto puede verse desde la puesta en marcha, cuando un 33% de la potencia es usada para vencer la rodadura.

Durante el resto del proceso se habrán consumido 2 partes de combustible por cada cinco depósitos que se hagan”.

Hay que tener en cuenta el desgaste que su superficie presenta, mientras más avanzado sea, más energía requerirá su activación.

Una vez concluida su vida útil, su acción contaminante es capaz de perdurar por un tiempo mayor al rango empleado.

Lectura necesaria: Las 8 maneras más inteligentes para reciclar, reutilizar, rechazar  la “basura”

Los mismos vienen equipados para que su ritmo de descomposición sea prolongado, razón por la que tienden mayormente a acumularse.

En gran parte de estos vertederos son eliminados mediante combustión, un proceso que libera sus compuestos a manera de gas.

Este humo resulta nocivo para aves, además de propagar el asma, la bronquitis y sobre todo favorecer al calentamiento global.

Otra gran parte es arrojada en ríos y mares, lugares en los que comprometen a muchas especies que allí existen.

El proceso de reutilización tradicional: La cara no visible de este problema.

 

La idea de reciclar caucho sintético para disminuir su impacto ambiental no representa en si una novedad en su mercado.

Múltiples son las compañías que han optado por la eliminación de estos elementos para evitar su propagación por el ecosistema.

Dichas iniciativas si bien fundamentadas, involucran procesos que dada su naturaleza operan en detrimento a los intereses que se persiguen.

Esto constituye un fuerte motivo para incluir a la recuperación tradicional como una causa más de su potente acción contaminante.

En el mundo las principales cadenas de reutilización de polímero sintético emplean cinco procesos básicos para lograr su efectiva remoción.

La primera alternativa considerada por dichas compañías no suele ser otra más que la trituración mecánica.

Generalmente se envían enormes cantidades de caucho sintético a molinos especializados que los transforman en entidades más simples de elementos.

Con ello se espera que su proceso de descomposición sea acelerado,  por lo cual no se descarta su inmediato desecho.

De igual forma muy usada es también la trituración criogénica, donde se somete al conglomerado a compactación en temperaturas bajas.

Sus instalaciones representan una gran desventaja para el sistema ya que implican el uso de excesivas cantidades de energía eléctrica.

Otras estrategias de remoción tienen mucho que ver como la denominada “termólisis”, es decir su quema en ausencia de oxígeno.

La pirolisis por su parte de la cual se extrae una significativa cantidad de gas propano, principalmente usada en Taiwán.

Por último, la incineración es la mayormente usada, técnica que acarrea la expulsión de compuestos dañinos para la salud animal.

Todos estos procesos anteriormente descritos actualmente se encuentran bajo poca vigilancia gubernamental, contando con un fuerte respaldo social. 

Es urgente el pronto desarrollo de medidas contra tales fines, capaces de promover la preservación y a su equilibrio delicado.

Propuestas ecológicas para un proceso de recuperación más biosustentable.

 

Muchas han sido las ideas a través de las que los círculos ambientalistas han querido materializar a un mundo protegido.

Todas y cada una persiguen el objetivo de fomentar industrias que no exija más recursos de los que se producen.

El caucho trae consigo múltiples elementos los cuales pueden ser usados de una forma completamente eficiente y natural.

Algunas organizaciones como la Federación Española para la Recuperación y el Reciclaje han visto las potencialidades que ofrece este material.

Argumentando en favor de su utilización en procesos más sociales, y por tanto la reducción de energía durante su consumo.

Con el propósito de ampliar el conocimiento de estas técnicas bioconservantes, el portal web En Buenas Manos, las desvela en su artículo “El Reciclaje de Neumáticos”.

En este, la escritora Elia Arcas nos extiende de una forma breve y novedosa a dichas estrategias ya implementadas.

 

ideas para reciclar las llantas

Ideas ambientales sobran a la hora de reciclar.

 

Su punto de vista sobre el dilema resulta plenamente objetivo y muy enriquecedor, reuniendo variadas propuestas planteadas alrededor del mundo.

Según ella, para que una idea de reciclaje pueda considerarse tanto viable como rentable, debe basarse en ciertos parámetros específicos.

El primero de ellos es la conservación energética, hecho con el cual se busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La rentabilidad debe buscarse, de manera que en sí, pueda ser constituido ser auspiciado por el capitalismo ya dominante.

La creatividad no debe descartarse.

 

Está claro que en base a esta es que se han perfilado importantes avances para la sociedad.

Atendiendo a estas consideraciones, se pueden establecer cinco importantes técnicas de recuperación no agresivas para el ecosistema.

Entre estas se considera como sustentable a la producción eléctrica, la creación de neumáticos nuevos y al asfalto y reutilización.

Cada uno de estos procesos acarrea importantes ventajas para dichas dimensiones, y su constitución será explicada de forma subsiguiente.

¿Es posible la utilización de los neumáticos usados en la producción de electricidad?

 

A partir de observaciones a eventos como el incendio en el vertedero de Sesena, España se ha investigado dicha posibilidad.

Considerado actualmente como el “cementerio de neumáticos” más extenso de Europa, fue convertido recientemente en un foco de grave polución.

Durante el trascurso del año 2016, fue registrada una voraz presentación de eventos de gran combustión descontrolada de materiales polimerados.

Cuatro años antes, se registraron manifestaciones de similares magnitudes en la localidad de Iowa en EE.UU.

En ese lugar es donde yace una acumulación de neumáticos, considerablemente masiva y de extensión preocupante.

Lugares como este tipo de repositorio sirven de acumulador para toneladas de material sintético, creando condiciones para la quema descontrolada.

Se sabe que múltiples compañías involucran a la goma de neopreno en sus composiciones, provocando una mayor ligereza en el material.

Elemento que favorece la intención de prolongar el tiempo que este tarda en consumirse en su totalidad.

En un reactor o caldera vaporizada, ello implicara una conservación de la energía calórica que es producida durante su combustión.

Por lo cual un sistema generador que involucre al caucho implicara un mejor uso y la ampliación del marco energético.

Otras ideas como la patrocinada actualmente por la empresa Goodyear, se relacionan con principios más avanzados de generación.

El prototipo de neumático designado como BH03, alberga una estructura que transforma la presión en un constante flujo de electrones.

De ser usado en vehículos híbridos o electrificados significaría una fuente de potencial que podría ser almacenado en su batería.

El resultado de su comercialización será la evolución del tráfico en formas de transporte menos dependiente de la tradicional gasolina.

La conservación de su potencia y la reducción de emisiones de C02 serían en un hipotético futuro realidades totalmente palpables.

¿Vida útil después del uso? ¿Cómo se pueden fabricar neumáticos nuevos?

 

El segundo factor asociado a estas metodologías es aquel referente a su misma producción y utilizado en general.

Se encuentra ampliamente comprobada la propiedad que tienen los biopolímeros de ser resistentes contra el desgaste del tiempo.

Esta característica ha provocado que no pocas compañías se encuentren invirtiendo en su reutilización y retorno a su vida útil.

Europa es el actual ejemplo vivo de ello.

En España únicamente el Grupo Soledad se ubica dentro de esta rama.

A pesar de que su capacidad suele ser reducida, se espera su contribución sea pronto mayormente compartida

Otras empresas como la Michelin, ya han financiado al menos una planta de reciclaje de neumáticos en territorios Europeos.

Sus productos igualan al mismo principio de los procesos y se encuentran siendo ya ampliamente utilizados por centenares de vehículos.

En Francia pueden ubicarse a Black Star, Marangoni e Insa Turbo cada una pionera en el aprovechamiento de materiales desechados.

Como se explicó previamente, esta modalidad aún se encuentra en modo naciente, sin embargo el proceso se encuentra ya globalizado.

Sistema que comienza desde su recolección en los vertederos hasta su retorno y venta al mercado nacional asociado.

TNU es la empresa española encargada de su recolección y venta a las instalaciones que se encargan de su reutilización.

Una vez allí los cauchos son clasificados, apilados y sometidos a un proceso de limado para eliminar residuos e impurezas.

A continuación y después de un método de engomado profesional se someten a un proceso de “vulcanización” termorregulada.

Todo ello permite dotarle de un aspecto totalmente renovado, el cual le permitirá ser ofrecidos a los principales proveedores vehiculares.

Se espera que estas y otras iniciativas constituyan bien soluciones definitivas a este problema medioambiental que aqueja a nuestro mundo.

Su reutilización como Asfalto: Pieza clave para el futuro de las ciudades.

 

Durante el proceso de separación, existe un 75% los cuales no manifiestan ser aptos por lo que se desechan irremediablemente.

Tal cifra arroja en plano la necesidad de contar con mayores medidas para su procesamiento temprano y desfavorecer su acumulación.

Uno de los conceptos más completos y eficaces es el aprovechamiento de estos materiales para los recursos de asfaltado municipal.

La idea sencillamente pasa de añadir los residuos triturados de tales construcciones para espesar al producto de asfalto a utilizar.

Una opción actualmente no totalizada pero que se ha visto usada en zonas de deterioro que dificultan al trafico vial.

España es el primer país de América que ha optado por desarrollar dicha medida, ante el ahorro y la escasez.

Se conoce que la empresa CEDEX ha sido la patrocinante oficial de numerosos estudios de obras públicas de tal categoría.

En países como los Estados Unidos se sabe que durante el transcurso del 2011 un 90% del caucho fue reciclado.

Este blog, Natura Medio Ambiental ofrece una descripción más detallada de dicho logro en su artículo:

Artículo recomendado: “Casi la totalidad de los neumáticos fueron reciclados en EE.UU” 

Dicho texto se cataloga a la iniciativa como un “éxito de tremenda magnitud” siendo recuperadas dos mil millones de llantas.

El análisis estadístico arrojado por Michael Blumenthal, vicepresidente de la Asociación de Fabricantes de EE.UU es concluyente en su totalidad.

Según él, 9 de cada diez unidades fueron reemplazadas completamente, y ahora forman parte de numerosas carreteras de la nación.

El logro es netamente considerable, anticipo claro de una estrategia de mercadeo que próximamente representara a la propia administración mundial.

El desafío por el momento consiste en hacer perdurar a dichas metodologías, hasta el punto de hacerlas totalmente adaptables.

Todo ello logro la meta de extender la aplicación que el sector legal había impuesto desde mediados del año 1990.

El caucho y sus aplicaciones deportivas, domésticas y empresariales.

 

Basados en el mismo principio del asfaltado, algunos de los componentes de la industria deportiva ya demandan al caucho reciclado.

Es gracias a esto que han podido apreciarse construcciones como campos de juego, pistas y canchas de futbol elaboradas sintéticamente.

También, esto ha sido incorporado a vastos senderos y zonas de recreación, ya que el material elástico favorece al rebote.

Tales hechos condicionados deportivamente no han escapado de la atención de las organizaciones ambientalistas.

El reciclado de neumáticos en beneficio del medio ambiente

 

Las mismas han aprovechado su oportunidad para manifestar a un significativo ejemplo de lo que la inventiva humana puede hacer.

Cada vez más son las iniciativas conservacionistas que extienden a las aplicaciones del caucho reciclado a sectores como el civil.

Proponen el desuso de materiales que comprometen al  ecosistema en favor de las posibilidades que el polímero ofrece.

De esta forma consideran a la posibilidad de implementarlo como basamento para la elaboración de tuberías, aislantes y alfombras domésticas.

Ello sin mencionar las coberturas para techos, grama artificial, distintos tipos de tapetes y hasta calzado.

La industria textil no escapa a las sugerencias ambientales, quienes observan la aplicabilidad del caucho en la elaboración de fibras.

Más cosméticamente, algunas llantas están siendo usadas como herramientas de adorno y decorado.

Mediantes técnicas de adecuación plástica, este material es empleado como base para la elaboración de diversos tipos de figuras ornamentales.

Dicha alternativa aunque no industrializada representa una manera en como el reciclaje de los polímeros puede aplicarse sin problemas al sector social.

Una modalidad de hábito la cual ya se encuentra siendo enseñada en múltiples escuelas del mundo.

La adopción de medidas como esta, espera potencializar la conservación de energía vital y la eliminación de gases al ambiente.

El Reciclaje de Neumáticos es ya una realidad en América Latina.

 

Si bien el primer mundo ha sido el gestante de estos fenómenos, no se descarta su aplicación en terreno hispano.

La acumulación de neumáticos es un fenómeno ya visto desde mediados de siglo en las importantes megalópolis de dicha sociedad.

Buenos Aires, Ciudad de México, Madrid y Bogotá son solo ejemplos en los que puede materializarse a dicho mal.

Las investigaciones arrojan la causa de ello a una población vehicular creciente y al deficiente uso de medidas de reutilización.

Sin embargo, las iniciativas del cambio ya han sido tomadas, hace falta solo implementarlas de manera masiva.

“Argentina es uno de los mayores consumidores de caucho en la región con una capacidad estimada de 130.000 toneladas al año”.

Con la finalidad de solventar todo aquello que este volumen pueda acarrear, desde hace 60 años el Inti trabaja para sobreponerlos.

Por sus siglas Instituto Nacional de Tecnología Industrial se buscan crear políticas que fomenten su control y eliminación.

Entre estas medidas se encuentra la inauguración de la primera planta de reciclaje sintético REGOMAX, la cual opera desde 2010.

Otros avances hacen ver a las acciones tomadas por el Gobierno de Uruguay en lo que respecta a su materia.

Una motivación la cual se espera sea pronto compartida entre diversos elementos de la propia circunscripción latina.

Sin embargo, pese a todas las inventivas accionadas, y a los planes gubernamentales usados, lo elemental será su transmisión a futuras generaciones.

Está claro que la tecnología en sí misma no conllevara a un adecuado fin si no es usada con responsablemente.

Si se busca convertir a los actuales desvaríos ambientales en cosa del pasado, la actitud conservacionista deberá ser prolongada y consistente.

Solo es a través de esta forma en la cual el ser humano cumplirá por fin con el deber de brindar al ambiente grato equilibrio y una adecuada regeneración.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente. Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales. Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*