Reduce la Huella Ecológica y da esperanzas al planeta

La Huella Ecológica es un indicador que nos brinda una idea sobre la cantidad de recursos que demandamos.

.

la huella ecológica

En la actualidad, consumimos recursos equivalentes a 1 ½ planetas.-

Ya tuve el placer de escribir sobre la «Huella ecológica» y te sugiero que leas el presente artículo para entender algo importantísimo:

.

La enorme cantidad de recursos que consumimos e ignoramos.

..,

Puedes formarte una idea clara leyendo el artículo mencionado líneas arriba junto al presente y listo. Habrás conocido más sobre la huella ecológica.

La huella ecológica, para hacerlo fácil, es un indicador ambiental que nos señala la cantidad de recursos naturales que requerimos para satisfacer nuestras demandas.

Por ejemplo, mientras lees este artículo estás consumiendo energía eléctrica.

Ésta es producida con los combustibles fósiles en una planta eléctrica.

Estás utilizando en tu vestimenta lana que provino de unas ovejas hacia la hilandería.

Las ovejas que demandan agua para beber y regar los granos para alimentarse.

Van sumando a nuestra huella ecológica.  En fin, es fácil darnos cuenta, ¿no?

Las implicaciones que tiene la huella ecológica en la preservación/degradación ambiental es vital.

.

No es novedad señalar que somos una sociedad de «compra y tira», consumista por excelencia.

A eso hay que sumarle los más de 7.329 millones de habitantes (al momento de escribir este artículo) que requieren insumos, bienes, recursos para satisfacer sus necesidades u otros que la tienen cubierta simplemente para consumir bienes suntuosos.

¿Cuál es el estado actual?

.

Debo decirte que desde hace un par de años aproximadamente, vivimos en déficit ecológico.

Es decir, gastamos mas de lo que la «madre» naturaleza puede reponer.

O en términos fáciles, gastamos mas que nuestros salarios.

¿Algún momento se acabarán los ahorros? … ¿Qué crees?

«Vivimos en un planeta pero consumimos los recursos de un planeta y medio»

.

Es para no creer, ¿si? Y ojo que estamos en un franco incremento poblacional (mas gente demanda mas recursos, mas recursos mas tamaño de huella ecológica).

Mas cantidad de personas están teniendo un mayor poder adquisitivo como en China. Cambian sus estilos de vida, consumen más.

Mas dinero significa mas demanda por bienes y recursos y en esta aldea global debemos tener en cuenta que no todos los recursos son infinitos.

A manera de ejemplo.-

.

Espero que los entendidos en la materia económica me ayuden en la sección de comentarios pero vamos a intentarlo solo.

Me pongo de ejemplo tan solo para ejemplificar.

Supongamos que no hace mucho tuve la oportunidad de viajar a otro país, a Miami en Estados Unidos.

El viaje me tomo unas 6 horas (consumiendo combustible en el avión).

Una vez allá, a consumir para vivir. Si me apetecía consumir para satisfacer mis necesidades básicas y/o darme algún «gusto».

Eufemismo para decir: Gastos suntuosos.

Estar en una ciudad tan poblada, bien podría ser Buenos Aires, Nueva York, Pekín, o lo que fuere, lleva a ponerme en situación.

Mientras trato de ordenar mis ideas al escribir este testimonio per se desordenado, sobre los millones de habitantes que hacemos lo mismo, viajando o no.

Claro que escribía tomando un café en Starbucks de la Lincoln Road importado de Guatemala, en un vaso hecho en China y un mezclador de México.

la huella ecológica

Agua proveniente de islas Fiji; con origen a miles de kilómetros de distancia.-

El estar en una ciudad o en un país del «primer mundo» donde todo lo que te imaginas está a disposición tuya, es un ejemplo para el objetivo de este artículo.

Aclaración: No es un manifiesto contra el capitalismo.

Son pataleos de ahogado de un intrépido que trata de hilvanar ideas en un tema tan complejo.

Si te apetece visitar la página (en inglés) sobre el organismo que trata el tema de la huella ecológica es: “Global Footprint“.

Sigamos, estar hospedado en un hotel donde te podías «dar el gusto» de secarte las manos con una toalla de tela y descartarla ya rayaba en lo absurdo.

Hasta ahora cuesta creerlo. Claro que no sucumbí.

la huella ecológica

El consumo de agua embotellada a miles de kilómetros aumenta la huella ecológica. Crédito: Imagen propia.-

Hacer algunas compras y ser testigo de la globalización en su máxima expresión me hizo recordar al escritor Thomas Friedman (2006).

Cuando leí su libro «El mundo es plano» y el leitmotiv del mismo trataba de que en la actualidad el mundo es chico y ya no hay fronteras.

¡Que en esta era digital se acabaron las distancias!

Ver en los estantes toda clase de productos para todo gusto del consumidor moderado y hasta para los exquisitos te daba un «pantallazo» de cuán grande puede ser nuestra huella ecológica.

Nota: por si estás despistado, no pregonó por el extremismo ilógico e irreal, sino confío que en la mesura está el detalle… Y en el sentido común por supuesto.

Consumir quesos suizos es muy «chic» o un champagne de Francia o pistachos de Israel, en fin.

Para que todas esas cosas estén ante tí no aparecieron por «generación espontánea» ni fueron «teletransportados» sino que hubo que producirlos y transportarlos.

Para estos casos se requiere consumir recursos como por ejemplo, para el caso del queso:

Criar vacas implica que cada una beba agua y se alimente

 

Luego ordeñarlas, utilizar energía eléctrica que es generada en alguna planta que funciona con carbón, petróleo, gas natural, ya quisiera que sea con energías renovables como la del sol o viento).

Empacar el producto y transportar hasta los mercados de consumo ¡Hemos consumido recursos sin dudas!

Siguiendo el ejemplo, ese queso recorrió más de 7.800 kilómetros antes de llegar ante mis ojos.

Sea aéreo, lo mas seguro, para esta clase de producto, o bueno, marítimamente, nos da una idea del tema, que en este mundo interconectado todo depende de los hábitos de consumo de la sociedad para marcar pautas en el tema.

Te doy otro ejemplo y prometo que me causó impresión.

Fue ver y comprar para fines didácticos del presente blog, agua importada nada mas ni nada menos de islas Fiyi, a una distancia de 9.027 kilómetros.

Y no sólo eso, como colofón encontré agua cuya procedencia era Islandia, a 5.700 kilómetros.

Nuestros hábitos de consumo y la huella ecológica.-

.

Evidentemente cada uno es libre de hacer lo que le plazca y gastar su dinero de igual manera.

Aclaro, para los amigos que suelen mandarme el consejo que me vaya a vivir a una cueva, no se trata de regular el consumo sino modificar ciertos hábitos de consumo por otros que sean más amigables con el medio ambiente.

A mayor consumo de agua, mayor o mas grande será tu Huella Hídrica.-

A mayor consumo de agua, mayor será la Huella Ecológica e Hídrica.-

El tener que comprar AGUA desde un lugar tan alejado agranda la huella ecológica, es decir, la marca que creas en el planeta.

Prescindir de bienes «exquisitos» y apoyar, mientras se pueda, a los productores locales es una mejor opción, ambientalmente hablando.

No hice el cálculo pero vaya a saber cuántas veces menos impacto ambiental tiene un agua embotellada cerca a tu ciudad que una traída de tan lejos.

« He hecho hincapié en el factor agua por ser un elemento básico e irremplazable para nuestra vida y debemos reducir la huella ecológica »

..

Y así podemos seguir hablando de ejemplos que no necesariamente te das cuenta.

Diariamente incurrimos (sin saberlo) en aumentar la huella ecológica al punto que como humanidad requerimos los recursos de 1 ½ planetas para sobrevivir.

Mas aún que nos vienen épocas duras por los efectos del cambio climático que ya desde hace años se está manifestando el problema es grave,

El hombre es el principal causante del mismo, la huella ecológica va a crecer en un escenario donde las condiciones son más difíciles.

(Lee: «Abrumadora cantidad de estudios señalan al hombre como causante del cambio climático»).

Cerrando brechas.-

.

Apreciado lector, la idea que propongo es reducir el consumo de bienes suntuosos por otros fácilmente reemplazables y que no han demandado muchos recursos para su producción y/o manufactura.

la huella ecológica

El consumir bienes suntuosos suele agrandar tu huella ecológica. Agua embotellada en Islandia. Crédito: Imagen propia.-

Hay ocasiones en que no hallamos un determinado producto en nuestro medio y no hay mas alternativas, es entendible, pero busquemos alternativas:

¿Por qué no beber agua del grifo?, si la calidad es mala, ¿por qué no consumir la local? y es lo mismo en una amplia gama de productos.

” La Huella Ecológica aumenta, la demanda sobrepasa la regeneración de la Tierra ¿habrá que mudarnos a otro planeta? “

.

En esta lectura altamente recomendada: «Consejos para cuidar el medio ambiente» donde encontrarás el trabajo de muchos meses y por demás útil y beneficioso.

(Nota para los administradores de los blog: Si desean difundir los consejos será un placer.

Mientras mas voces sumemos en favor de la preservación del ambiente y de nuestra calidad de vida es bienvenida.

Solo usa nuestra referencia y la URL y digamos NO al plagio).

Espera tu valioso punto de vista y  que este modesto artículo sea de utilidad.

e abro las puertas para que utilices esta plataforma como medio para la difusión, el debate, la educación y demás.

Por Marcelo Moscoso Pantoja *ambientalista.

¿Y tú qué opinas?

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

14 comentarios:

  1. Tramontana Digital

    Muy buen artículo, está claro que potenciando el consumo local no solo cuidamos de nuestras comunidades sino que también protegemos el medioambiente. En Tramontana Digital hacemos marketing sostenible desde una perspectiva económica, ecológica y social con el objetivo de contribuir al bien común.

  2. Patricio Porter

    Excelente articulo porque estamos acostumbrados a comprar las cosas sin importarnos la procedencia y por ende el tamaño de la huella de recursos.
    Apoyemos nuestra producción local ante todo.
    Saludos desde Miami
    Patricio

  3. Marcelo… Cada vez que leo este tipo de cosas me motivo a ser un ambientalista más, cada día que pasa me comprometo a nuevos propósitos acerca del ambiente… Tengo 17 años y deseo ser ambientalista para ayudar a nuestro hogar, aún así intento de que la gente entre en razón con todo lo que gastamos de agua… Desechando su basura en la calle he cambiado el pensamiento de muchos, pero admito que no es fácil hay gente que es muy ignorante en estos temas y me agrada mucho ver esto y saber más de estos temas, tal vez podamos hablar un día un poco de todo lo que requiere ser un ambientalista y un poco del medio ambiente, muchas gracias.

  4. Me gustó la vivencia e hice la prueba, abrí el refrigerador y voila!! tengo una muestra del mundo en el refri. Haciendo una reflexión, bien lo dice el artículo, estamos en un mundo interconectado pero poniendo a pensar, podría reemplazar algunos productos de procedencia “excentrica” por otros casi similares y que no recorrieron medio mundo.
    Nos leemos…

    • Hola, en efecto, tenemos en el hogar una colección de un poco de todo el mundo. Aunque parece que la predominancia será del “Made In China” y eso francamente asusta.

      Aprovecho este espacio para aclarar, nuevamente, que el modificar malos hábitos por otros mejores hasta tener un estilo de vida mas amigable con el medioambiente no es sinónimo de irnos a vivir a una caverna o dejar el automóvil para reemplazarlo por los caballos. Estos argumentos tan vanos son los preferidos por los que quieren desviar la atención a los temas más importantes.

      Saludos y gracias por invertir un poco de su tiempo en reforzar conceptos o debates.

      Marcelo

  5. Miguel Angel Núñez

    Se sugiere actualizar los datos de la huella ecológica planetaria. Al parecer nuestra demanda por los recursos naturales-biológicos esta hipotecada en mas del 150% (Riechmann 2015). Lo que implicaría que para mantener nuestro nivel de vida, debiésemos consumir 3 y medios planetas tierra. Así mismo, se debiesen enfocar más ejemplos cuantitativos con respecto a diferentes tipos de escasees irreversibles de recursos que estamos afrontando.
    Saludos cordiales.
    Miguel Angel Núñez

    • Miguel Ángel, gracias por el comentario y la observación. Nuevamente sugiero que la huella equivale al consumo de recursos de 1 ½ planetas y propongo otra fuente más (de las muchas que hay en la internet).

      LEE:
      Te invito a colaborar con más ejemplos cuantitativos, será un buen valor agregado que des al tema. Si es posible revisa los enlaces internos que tiene el presente articulo. Allí encontrarás muchos ejemplos más.

      Saludos atentos y a tus ordenes,

      Marcelo

    • Julio René Molina

      Confirmado que vamos por el 150% pero me gustaría que compartas el enlace con tus datos Miguel. Como dicen, será un buen aporte el que hagas. Al final del caso, el estar ya en déficit ecológico con unas decimas mas o menos no gravita en sentido que estamos en déficit ecológico y la homeostasis que pudiese aún existir puede venirse abajo. La resiliencia y la sucesión ecológica tiene un límite y da temor saber en qué estado nos hallamos.
      Gracias

  6. Me encantó el artículo por el trato o el enfoque personal, le das calidez a un tema tan sensible. Nadie se refiere ni creo que modificar hábitos perniciosos y buscar el desarrollo sostenible sea para “tildar” a alguien de “extremista” ni nada por el estilo.
    Yiyi, nadie llama al estado de paranoia colectiva, bien que lo mencionas porque suele pasar que cuando alguien emprende la senda del activismo ecológico le llaman hasta “taliban ecologista” y alguna que otra tontera mas. Lo digo porque soy miembro de Greenpeace y tuve el honor de protestar contra algunos proyectos de centrales nucleares en Europa.
    Si queremos entender el tema en su verdadera magnitud hay que leer los enlaces que lleva el artículo.
    Desde aquí, vivo bien y estoy reduciendo mi huella ecológica sin necesidad de dejar de ducharme ni de vivir en una caverna.
    Enhorabuena desde París,
    Anibal.

  7. María Naser-Yiyi

    Muy bueno Marcelo, debemos sintetizar nuestras necesidades siglo XXI con nuestro compromiso ambiental, si cada uno comienza reeducando su consumo nada mejorará, pero creo sin necesidad en caer en actitudes extremistas o paranoicas.Sin duda se puede sumar!!!!

    • Estimada Yiyi, gracias por tu comentario. En sí, yo creo que si comenzamos a re-educarnos en la modificación de hábitos innecesarios por otros y que éstos sean parte de un estilo de vida, de lejos que el estado ambiental sería otro.

      En efecto, ya lo dice el texto, no hay espacios para extremos, sino para la educación y el sentido común.

      Saludos.

    • Giovanna Lozano

      María, por curiosidad, te mantienes en “si cada uno comienza reeducando su consumo NADA mejorará” … respetando tu forma de pensar creo que reeducandonos todo mejorará porque la educación y consciencia ambiental junto a la aplicación de a ciencia y la tecnología deberán jugarnos una buena pasada.

      • María Naser-Yiyi

        Me parece que tipié horrible, si cada uno “no” comienza reeducando su consumo nada mejorará.gracias por hacermelo ver Giovanna!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • – Más Artículos Relacionados –