Reflexiones sobre Educación Ambiental: No te detengas

Reflexiones sobre Educación Ambiental: “Nunca detengan su andar, si la meta vale la pena”.

 

Por la profesora Yiyi Naser*. Cada uno de nosotros transita su vida trabajando, disfrutando de la familia y los amigos como transitando caminos.

reflexiones sobre educación ambiental para aplicar el conocimiento

El hombre que lleva la luz a los más necesitados. Crédito: Yiyi Naser.-

Andamos los días con ahínco, logrando descubrir nuevos amaneceres y nuevas noches, como he leído hace poco “entre cenizas de volcanes y suspiros de ángeles”.

Con el correr de los años todo contribuye a moldearnos como personas que vamos afianzando certezas o mutando otras.

Lee este magnífico artículo escrito por Yiyi:Naturaleza: una invitación para detenernos a pensar”

Las Reflexiones sobre Educación Ambiental nos debe mover esquemas

 

Me tomo la libertad (Nota del editor del blog, Marcelo Moscoso Pantoja) de dedicar unas palabras sobre la importancia de aprender, valorar y trabajar en beneficio del medio ambiente (se halla implícito el efecto positivo sobre el factor socioeconómico). 

Las reflexiones sobre Educación Ambiental nos sirven también para tener una idea de como vamos como sociedad, si la temática está inmersa en nuestro día a día y en todos los centros educativos, espacios culturales, prensa diaria, es decir ¡en toda la sociedad.

Vamos tomando lo que nos hace bien para ser parte del mundo desde un mejor lugar, a veces seremos solamente como náufragos de la vida, otras seremos acariciados por las olas del agua de mar que nos acarician, siendo rocas o arena.

“Cada día no se nos negó el abrazo del sol y tenemos nuestras manos para tocar y nuestros pies para andar. Nos sigue estremeciendo un sauce llorón que nos da sombra, un fresco río que corre caudaloso; sencilla y maravillosamente la naturaleza,  que en muchas oportunidades nos  sirvió de escenario para encontrarnos con nosotros mismos”.

Somos hombres y mujeres que amamos la vida con cada uno de sus guiños; al final sabemos que la inimitable y auténtica generosidad es la de la naturaleza que se nos brinda sin límites.

Siempre se puede, somos apasionados por el cuidado del medioambiente, nos sabemos protagonistas dentro de la comunidad  por nuestra búsqueda permanente en mejorar la calidad de vida, cuidando “Nuestra Casa”.

A lo largo de estos años hemos aprendido escribiendo y leyéndonos, sabiendo que nunca es tarde para renovar convicciones, para cambiar hábitos, redescubriendo lo cotidiano.

Siempre se puede, es cuestión de acción y convicción.

Compromiso con la educación ambiental 

 

Mi compromiso es con la educación, como docente, buscando cada día que la empatía con los alumnos se convierta en ganancia para sumar conocimiento, proyectos, emprendimientos.

Durante unas vacaciones en la Patagonia, tomé contacto con la fundación Cruzada Patagónica que tiene como misión acompañar el desarrollo integral de los pobladores de comunidades rurales del oeste patagónico argentino.

Allí trabajan docentes maravillosos como Nahuel Ancina que pertenece a la escuela agrotécnica de Cholila.

De aspecto campero, viste bombachas de campo y cubre su cabellera con una boina.

Según nos cuenta sobre Él Alicia Cytrynblum, lo describe como un docente perfecto, enseña tecnología y solidaridad.

Es conocido el viento patagónico tan generoso, para ser utilizado como energía: la energía eólica se ha transformado en potencia solidaria.

Te va a interesar: “Debemos alimentar la semilla del futuro con educación ambiental”.

Las hermosas palabras de Pablo Neruda para con la naturaleza

 

Aunque Pablo Neruda le escribe al viento cerca del mar y aquí estamos frente a la Cordillera de los Andes, sus palabras nos invitan a imaginar y valorar su fuerza.

“El viento es un caballo:

óyelo cómo corre

por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha

cómo recorre el mundo

para llevarme lejos.

Escóndeme en tus brazos

por esta noche sola,

mientras la lluvia rompe

contra el mar y la tierra

su boca innumerable.

Escucha como el viento

me llama galopando

para llevarme lejos. […]

Deja que el viento corra

coronado de espuma,

que me llame y me busque

galopando en la sombra. […]”

 

El gran trabajo de un docente ambiental 

 

Este docente del que hablábamos les ha enseñado que un molino de viento puede producir electricidad para iluminar una vivienda o dar vida a una bomba  que provea agua con una perforación.

Parece sencillo y trivial, pero para una familia rural ¡es un cambio de vida!  

Adiós a la vida de familia a la luz de la vela o la lámpara de gas.

Los alumnos motivados por el profesor, se convirtieron en agentes de cambio para que de la mano del viento, con un molino sencillo que instalaron en cada casa acceder al siglo XXI.

Lectura complementaria: “La educación ambiental es la cenicienta en el curriculum educativo”.

La fundación se solventa con el aporte solidario de muchos ciudadanos que acompañan económicamente un sueño de muchas personas , pero nada sería posible si estos jóvenes no pusieran manos a la obra.

Los alumnos aprenden a armar y reparar estos molinos de viento que llevan agua y luz donde haga falta.

Cada egresado podrá en el futuro armar nuevos molinos cobrando por su instalación y reparación si fuera necesario.

La escuela se convierte en acción solidaria y productiva, con una energía renovable mágica.

“Se han educado desde las 7.30 de la mañana hasta las 17.30 de la tarde, o directamente quedándose a vivir en los albergues, chicos y chicas que buscan capacitarse con una salida laboral genuina en su propio terruño. También se capacitarán en talleres de huerta, de fabricación de quesos, de mermeladas, con la certeza de “vivir de la tierra”.

Lo he escrito otras veces porque estoy convencida, la mirada de los otros nos motiva, nos sirve de brújula, nos retroalimenta para ser mejores educadores, mejores ciudadanos.

Nos alienta a seguir por el buen camino y si es necesario “reencaminarnos”.

Somos agentes multiplicadores al escribir y al leernos.

La educación fortalece, el impacto educativo transforma

 

Como decía la Madre Teresa de Calcuta:

“Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo.

Juntos podemos hacer grandes cosas”.

*Sobre la autora:

La profesora argentina Yiyi Naser, escritora prolija, amante de la naturaleza y apasionada por transmitir su conocimiento a sus educandos escribe en su blog “Naturaleza y Paisaje de la Mano de la Literatura” y claro, su cuenta en Twitter es @yiyinaser.

Incorporemos la disciplina, la pongamos en práctica como bien reza el título del presente articulo sobre la Educación Ambiental: “Nunca detengan su andar, si la meta vale la pena”.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.

Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.

Bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*