Todo lo que debes saber sobre el efecto invernadero

Saber sobre el efecto invernadero es la base para entender el cambio climático.

 

efecto-invernadero-por-la-NASA

El saber sobre el efecto invernadero es importante para conocer al cambio climático y cómo enfrentarlo. Fuente: NASA

Desde aquel día del año 1824, en el cual el renombrado científico Francés, Joseph Fourier, publicó por primera vez los resultados de sus investigaciones sobre la dinámica atmosférica.

Los seres humanos hemos empezado a ser conscientes de que nuestra civilización se está enfrentando ahora ante a un peligroso proceso de nociva polución.

La contaminación amenaza con devastar a la seguridad biológica de todos los seres vivos que pueblan nuestro planeta.

Las altas temperaturas registradas por la tierra son uno de los factores más preocupantes para el mantenimiento de la salud global. Un indicador de la salud.

Es de vital importancia saber sobre el efecto invernadero para plantear soluciones.

– Lee: “Conoce qué año fue el más caliente de la historia debido al calentamiento global”.

Puesto que la temperatura global es desencadenada por un proceso de elevado consumo energético, darle seguimiento es clave y apuntando a mitigarla, claro está.

Es así como por primera vez en miles de años de historia, el medio ambiente comienza a mostrarnos todos los estragos causados por un abarrotado planeta.

En el presente artículo examinaremos más detalladamente en que consiste dicho proceso, además:

Indagaremos sobre las letales consecuencias que produce día tras día y el terrible futuro que nos espera si es que decidimos no hacer nada frente al problema y quedarnos justamente con las manos cruzadas.

Artículo escrito por Marcelo Moscoso Pantoja, consultor ambiental, en Twitter @naturaambiental.

¿Hablemos sobre el efecto invernadero?

 

Explicaré el tema con un ejemplo para facilitar el entendimiento.

Pocos lugares hay en el mundo, para entender mejor lo que le está sucediendo a nuestra agitada atmósfera como lo son los Reales Jardines Botánicos de Kew.

Es un extenso complejo de áreas verdes apuntaladas de 120 hectáreas de extensión.

Se encuentran ubicados actualmente en una llamativa pradera del tranquilo sudoeste de la capital del Reino Unido.

Los Jardines de Kew, son uno de los lugares que en julio del año 2003 fueron proclamados por la UNESCO como patrimonio mundial de la humanidad.

La cantidad de plantas, y biodiversidad de semillas que albergan lo convierten en uno de los complejos botánicos más grandes del mundo.

Todo el complejo de este jardín botánico se encuentra protegido con más de una docena de invernaderos los cuales cumplen con una misión importante.

El micro efecto invernadero

 

Durante el transcurso del día, las ondas calóricas que alcanzan a toda la vegetación interna, son reabsorbidas, cuando al intentar salir de nuevo son obstaculizadas por el vidrio protector.

Este fenómeno que con la llegada de más energía hace que esta aumente su potencia considerablemente.

Gracias a esta sencilla pero eficaz tecnología, todo invernadero logra hacer que la temperatura del aire en su interior logre ser más elevada que en el exterior.

En el caso de los Jardines de Kev, es la razón principal que caracteriza a la  exuberancia de sus plantaciones.

Basta entonces poder decir que la atmósfera terrestre actual está gestando un proceso similar aunque de una mucho mayor escala.

Hay más y más GEI como el CO2 que actúa como cortina causando (y es el inicio) una serie de dolorosos problemas.

El clima está aumentando a ritmos preocupantes habida cuenta que un objetivo de la COP 21 radica en no sobrepasar los 2ºC hasta 2100.

¿Cómo sucede el efecto invernadero a escala global?

 

Día tras día, nuestro planeta absorbe una enorme cantidad de energía infrarroja proveniente de la potente acción nuclear de nuestro sol.

Proceso con el cual, se ponen en funcionamiento a todos los ciclos naturales que componen al exacerbado clima terrestre.

“De acuerdo con las leyes de la astrofísica, parte de esa radiación infrarroja es devuelta al espacio a manera de ondas electromagnéticas.

Las cuales reflejadas nuevamente por los gases de efecto invernadero (GEI), quedan atrapadas dentro del límite inferior de la atmósófera incrementando así a la acción convergente de las temperaturas  habituales”…

Llevándolas a un límite que se encuentra muy por encima de la capacidad adecuada que en verdad es requerida por el sistema climático natural para su correcto desenvolvimiento.

A este proceso de obstrucción calórica se le ha denominado globalmente como Efecto invernadero.

La ciencia está abocada a seguir estudiando el efecto invernadero

 

Científicos de todas partes del mundo examinan desde hace décadas a las incontables consecuencias de este fenómeno natural.

“Vale aclarar que el calentamiento global natural permite la vida. Sin éste sería básicamente imposible.

Como ejemplo, sin la atmósfera, la temperatura global sería de unos -18ºC, con ella rondan los 15ºC”.

El incremento acelerado de la temperatura global se debe a nuestras actividades.

Eso lo sabemos gracias a la ciencia y no caben las dudas, ¿no lo crees?

El balance energético del planeta

 

La Tierra como todo cuerpo celeste, posee un albedo natural.

El albedo es la fracción expresada en porcentaje, de radiación solar que se refleja por una superficie u objeto. La nieve tiene elevado albedo en comparación a tierras con vegetación.

El cual siendo estadísticamente de un 37 39% de la energía que absorbe del sol, resulta totalmente alterado.

Solo cuando se considera que su factor de reflexión el cual es calculado por alrededor de los, 396 W/M2, aumente a los 493 w/m2.

El experto Quique Fontan Balestra nos explica a través de su artículo, titulado ¿En qué consiste el efecto invernadero?, escrito para el diario web, El Sol, del 2 de abril de 2017 explica la manera en cómo está teniendo lugar.

Según sus palabras:

“Los gases que causan al efecto invernadero, están presentes permanentemente en la atmosfera y equilibran a las radiaciones recibidas por la tierra, actuando siempre como espejos y como barreras térmicas”.

Esto, aunque a primera vista, suele parecer como un sencillo fenómeno natural, es una preocupante realidad que en otros planetas ya ha tenido consecuencias no muy gratas.

Numerosas investigaciones astronómicas, nos muestran como en el planeta Venus, la actividad volcánica original inundó con densas nubes de dióxido de carbono (CO2), a toda la superficie rocosa del mismo.

 ¿Cuáles fueron las consecuencias?

La atmósfera alcanzó una temperatura tan alta (más de 400 grados centígrados) que los océanos líquidos no pudieron formarse, para albergar la vida.

Fue así como lo que originalmente debió haber sido un planeta exuberante, ahora terminó convertido en un enorme trozo de roca inerte y ardiente que flota en el espacio.

Las primeras investigaciones sobre el efecto invernadero

 

De acuerdo con la historia, fue a partir del año de 1820, cuando comenzaron las primeras génesis de este fenómeno climático vieron la luz académica por vez primera.

Joseph Fourier, renombrado investigador francés, fue quien describió, el primer caso documentado del “Efecto Invernadero”.

Según cuenta la historia, el prestigioso matemático en su obra, “Observaciones generales sobre las temperaturas de la tierra y los espacios planetarios” ya dejaba constancia sobre el tema en estudio.

La Tierra por sus habituales constituciones naturales, debería poseer una temperatura totalmente inferior a las que ya presenta.

Sin embargo, por alguna razón, esta se mantenía a una constancia equivalente a los 14 grados Celsius.

Tras varios años de investigación, Fourier descubrió que ese factor que provocaba la ascensión de la temperatura no era otro más que la misma atmósfera que la rodeaba.

Sus gases en la atmósfera actuaban reteniendo las ondas calóricas para crear así un ambiente primario en donde pudiera existir la vida.

Lo más inquietante del caso, fue que el estudioso uso la palabra “invernadero”, para describir al fenómeno.

Otras grandes mentes brillantes

 

El saber sobre el efecto invernadero tuvo grandes representantes como la de Svante Arrhenius y Thomas Chamberlin, también dieron un paso importante en el estudio de la materia.

Gracias a sus observaciones del ecosistema que se pudo relacionar por primera vez, a este Efecto Invernadero, con los gases de origen antrópico.

Por supuesto, múltiples autores revelan datos inquietantes sobre los cálculos originales realizados por Arrhenius.

Se postulaba que si hipotéticamente se duplicase la cantidad de gases que existía para el momento, la temperatura mundial ascendería a unos 5 C°.

Con esta información con la cual ya se establecía una relación directa entre este fenómeno y la avasallante  cantidad de gases de efecto invernadero, fruto principalmente de la combustión de combustibles fósiles.

El estudio salió a la luz pública en 1903, titulado “Tratado de Física del Cosmos”.

El efecto Callendar

 

Partiendo de múltiples observaciones realizadas entre 1880 y 1934, el ingeniero inglés S. Callendar también arrojó estimaciones sobre la temperatura ascendente de la nueva época industrializada.

En medio de una época en la que se pensaba erróneamente que los gases de CO2 eran inofensivos para el ambiente.

Este inventor británico estimó que los 48 años de revolución industrial que llevaban en actividad, la temperatura del planeta había aumentado anualmente en un 0,005%.

Con estos resultados se rectificaban todas las teorías de sus predecesores y se planteó lo que en primera instancia hoy llamamos efecto invernadero con el nombre previo de “Efecto Callendar”. 

Hoy en día, mediante el uso de cámaras, satélites geoespaciales, sondas meteorológicas, y radares geoestacionarios, los climatólogos y ambientalistas ven cara a cara como una extensa nube de gases contaminantes está causando anomalías climáticas con serias repercusiones traducidas en desastres naturales.

¿Qué provoca el efecto invernadero?

 

Los gases ocasionados por la acción industrial, con su potente acción residual, son los desencadenantes principales de esta reacción calórica global.

“La gama de compuestos involucrados en el fenómeno del efecto invernadero, abarcan desde sencillos elementos como el vapor de agua, y el ozono, hasta otros más elaborados como el dióxido de carbono, los clorofluorocarbonos, los óxidos de azufre, y por supuesto el metano. Vale decir, los GEI”.

Se estima que desde el año 1750 la concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado en un 40% mas o menos.

Pasando así desde una concentración de un valor equivalente a 280 partes por millón (1750) a un poco más que 400 ppm, según el último sondeo realizado en el 2015.

Por supuesto en términos de “huella ecológica“, los GEI anteriormente mencionados ocupan el lugar de mayor peso en sus cálculos.

Ocupando a su actividad productora:

La quema de combustibles fósiles totalizan el 47.5%.

Más información obtuve de los autores Emma Näslund-Hadley, María Clara Ramos, a través de su documento: ¡Nuestro Clima está cambiando! 

Las estimaciones sobre la biocapacidad actual de la tierra, por supuesto son en extremo alarmantes.

Cinismo con los desajustes ambientales

 

Como verás, el efecto invernadero en sí mismo más que un problema, es una consecuencia, un producto letal agravado por una sociedad consumista en extremo.

La sociedad no solo se niega a ser consciente de los problemas que ha creado. Muchos viven el “hoy” sin importarles el “mañana”.

Además ha preferido hacer caso omiso a todas las advertencias que durante los últimos años la naturaleza nos  viene dando.

¿Cuáles son las consecuencias del efecto invernadero?

 

La biosfera y todos sus sistemas interrelacionados dependen de un equilibrio elemental para su correcto desempeño y por tanto para el mantenimiento de la vida en su superficie terrestre.

Es por eso, que cualquier alteración en ese orden básico, por muy minúsculo cambio que represente, puede acarrear consecuencias devastadoras a nivel global.

Puesto que cada evento se constituye a su vez en el catalizador de más cambios negativos hasta llegar a desequilibrar así a todo el sistema.

El panorama es como si se tratase de algún tipo de imparable “Efecto Domino”.

Teniendo en cuenta los datos anteriores, podemos destacar a las terribles consecuencias de este problema.

La primera consecuencia ocasionada por este problema invernadero global, es la indiscutible elevación de la temperatura atmosférica.

En el año 2016, el último año registrado, ha sido el más caliente de la historia.

La elevación súbita de la temperatura por supuesto, no es un cambio que asista a los cambios regulares en el clima.

Las víctimas silenciosas

 

Uno de muchísimos ejemplos de ello es el glaciar de Pine Island en la Antártida.

Su derretimiento no es nada nuevo para los estudiosos.

Ha mostrado un rápido retroceso durante los últimos 20 años.

Anualmente una planicie de hielo de un kilómetro de extensión desaparece dejando atrás a un rugoso lecho de roca agravada.

Por supuesto el volumen de agua que se surte de los polos llega al mar, con lo cual se inicia así su ascensión inmediata.

Lo cual nos trae la consecuencia de este devastador la elevación del nivel del mar.

Aparte de los seres humanos, múltiples formas de vida, también tendrían que vérselas en apuros con este brutal cambio.

El ciclo del agua, se vería gravemente afectado por el desequilibrio hidrópico del aire, lo cual impactaría negativamente en la agricultura de múltiples partes del mundo.

Una sequía generalizada podría hacer que miles de hectáreas de tierra fértil.

Sin dejar de lado por supuesto a las consecuencias económicas que esto traería.

El aumento de los precios, sumado a la dificultad de encontrarlos seria el detonante de múltiples conflictos a causa del hambre provocada.

¿Qué podemos hacer contra el problema de invernadero?

 

A pesar de que el cuadro climático que se augura para con todo este fenómeno no resulta ser muy agradable para la mayoría.

Sorprendentemente es mucho lo que podemos hacer, para que el medio ambiente “sane” y se desarrolle de una manera equilibrada y armónica.

Primeramente se encuentra el paulatino descenso de la deforestación, el cual incide sobre un factor imprescindible en la restauración del oxígeno atmosférico.

La acción fotosintética vital de los bosques a nivel mundial.      

Se estima que un 30% de la superficie continental está ocupada por grandes masas de vegetación, las cuales regeneran inmediatamente a las grandes masas de dióxido de carbono CO2 (principal GEI) expulsados diariamente.

Es por ello que el mantenimiento de éstos, no es otra cosa más que asegurar el buen balance biológico que se requiere para la adecuación a una atmosfera respirable.

industrias contaminadores

La combustión excesiva de combustibles fósiles exacerba el efecto invernadero antrópico.-

Nuestra sociedad por otra parte también se ha adaptado a las recurrentes medidas tecnológicas que contribuyen con la liberación de toda la gama de GEI que deben reducirse.

Ante todo ello se ha planteado el uso de energías renovables y alternativas las cuales hagan que la dependencia por el sector energético disminuya notablemente.

Por supuesto, el paso más significativo sería el cambio en lo referente al ámbito donde los combustibles fósiles funcionan.

Y comprendamos por fin a lo que intentó decirnos ael gran escritor ruso Alexandr I. Herzen con su famosa frase que reza lo siguiente.

 “La naturaleza nos hace grandes obras, sin esperar recompensa alguna”.

Aprendamos entonces a devolverle esos gratos favores a ella, sin que tampoco esperar, a que nos lo devuelva. 

Después de haber leído y aprendido o reforzado tus conocimientos, queda que me retribuyas aportando con tus palabras en la sección de “Comentarios”, con este objetivo consolidaremos y daremos más valor a la hora de saber sobre el efecto invernadero.

Compártelo:
Share

Marcelo M.

Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente.Tengo este blog que se nutre de ciencia, el medio ambiente y los animales.Bienvenido.

3 comentarios:

  1. Alicia Carolina López Núñez

    Muchas gracias por tan valiosa información, que me sirve mucho en mis clases de ciencias, son datos actuales y que dan una luz de esperanza para arreglar algo que nosotros mismos causamos, sigue adelante con tan loable labor. Con aprecio, Alicia

  2. Alicia Carolina López Núñez

    Buenas tardes Marcelo, te felicito por tan excelente artículo. Siempre con datos bastante actualizados y que me sirven mucho en mi clase de ciencias, con tu información también brindas esperanza para poder arreglar algo de lo que nosotros mismos causamos, con aprecio,Alicia

    • Alicia, tus palabras me llenan de orgullo. El hecho que estés utilizándolas me compromete a esmerarme más con el objetivo que en clase sigas incluyendo el tema ambiental.

      No dudes en escribirme si necesitaras algo en que pueda colaborarte.

      Un abrazo cálido como siempre.

      P.D. Sería muy interesante que escribieras en este blog tus experiencias educativas. Avísame, ¿si?

      Marcelo Moscoso P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • – Más Artículos Relacionados –